1. Hostal swinger


    Fecha: 02/11/2018, Categorías: Primera Vez, Sexo en Grupo, Lesbianas, Autor: mistresspies, Fuente: xHamster

    Hostal swingerUn amigo me propuso ir a un local especial. Solíamos ir a locales swinger donde jugábamos a observar al otro follando condesconocidos, o nos dejábamos acariciar por ellos mientras nosotros follábamos.Me dijo que ese sitio se lo habian chivado y que no era como los otros que conocíamos. Además, sólo podíamos ir con invitaciónde algún miembro del club. Para poder formar parte del club, había que hacerse un pequeñísimo tatuaje en los genitales y elcarné de socio llevaba una foto de la zona elegida. No puedo revelar el dibujo que había que hacerse, pero era muy simbólico.En la primera visita no hacía falta el tatuaje. Pero para volver a participar y poder formar parte del club, era requisitoimprescindible.No se trataba de un local de fiestas, sino de diferentes ubicaciones que se daban a conocer a los miembros con antelación. Unasveces eran chalés, otras veces pisos de lujo, a veces en hoteles, otras veces alquilaban las instalaciones de otros localesswinger...Para ese día no tuvimos mucha suerte en apariencia. La elección fue bastante cutre. Era un simple hostal de 3 estrellas, contodas las habitaciones abiertas. Se podía deambular por el por todas partes, incluida la cocina de la mini cafeteríaCreo que lo iban a reformar y no les importaban los posibles destrozos de tanta afluencia.Como yo soy curiosa, cuando entramos empezamos por el piso de abajo y la cocina. Siempre tuve curiosidad por las cocinas dehotel, supongo que de ver la película de "El Resplandor" ... tantas veces.Allí habían retirado los electrodomésticos, pero quedaban cosas en la despensa. Había un saco de harina en un rincón y encimerasde acero inoxidable. En los muebles que quedaban, habían dejado algunos paquetes de alimentos abiertos que no les debió merecerla pena llevarse con la mudanza.Vi a un chico desnudo atado por las muñecas a unos ganchos de la pared. Una chica tenía un par de espátulas de cocina en lasmanos y le golpeaba el culo. Lo tenia rojísimo ya y a cada golpe se le notaba más excitado. A su lado dos señores mayoresobservaban y se masturbaban. Uno le decía a la chica, con un acento extranjero muy marcado, que él también quería recibirespatulazos. Ella se volvió, cogió un cuchara de madera larga y le dio un golpe en la polla. El tío eyaculó sin querer,sorprendido de la reacción de ella y encantado del golpe. Ella siguió con su amigo colgado dándole en el culo, ahora con lacuchara.Yo noté a mi amigo detrás de mí arrimándome el rabo y acariciándome el culo que me había dejado al aire al levantarme elalbornoz. Miré sus manos y las tenía llenas de harina. Eran muy suaves. Me dijo al oído que ya que me gustaba Jack Nicholson,podría hacer de Jessica Lange en "El cartero siempre llama dos veces"... Así que en una encimera que vimos, echamos un puñado deharina, y me desarmó el albornoz a tironazos y comenzamos a revolcarnos en la harina... Creo que en la peli usaron menos y poreso quedó bien la escena, porque a nosotros nos dio por estornudar y decidimos buscar una ...
«1234»