1. El traumatólogo y sus amigos fiesteros


    Fecha: 04/11/2018, Categorías: Anal, Sexo en Grupo, Sexo con Maduras, Autor: Anitaslut44, Fuente: xHamster

    El traumatólogo y sus amigos fiesterosUna mañana muy soleada salí a correr un poco con mi nueva amiga Mariana y por accidente me doblé un tobillo. Bastante dolorida regresé a casa y me puse hielo esperando que fuera solamente una simple torcedura. Almorcé con Mariana y luego pasamos el resto de la tarde cogiendo enredadas en mi cama. Cuando ella se fue, el dolor en mi tobillo era insoportable; así que decidí consultar con algún médico.En la guardia del hospital me atendió un traumatólogo de mediana edad, muy elegante y apuesto. Un tipo interesante…Me revisó el tobillo; me hizo tomar radiografías y luego volvió a revisarme.Esta vez se sentó frente a mí y tomó mi tobillo con sus manos, apoyándolo en su muslo, muy cerca de su entrepierna, donde se notaba que había un paquete interesante. Siguió acariciando mi pie por un rato. Finalmente me dijo que estaba todo bien y que debería regresar en un par de días para ver la evolución. Se sentó en su escritorio a escribir una receta para calmantes.Me acerqué moviéndome seductoramente y me arrodillé frente a él, mirándolo a los ojos mientras abría su bragueta y tocaba su verga. La saqué y le pegué una mamada tremenda, mientras el doctor se mordía los labios para no se oyeran sus profundos gemidos.Lo hice acabar en mi boca en menos de dos minutos, tragándome toda su leche. “Hija de puta, no me diste tiempo a nada…”. Me dijo sonriente, confesándome que había pensado en invitarme a cenar en su casa… para después cogerme en todas las ... posiciones imaginables...Yo estaba ya comprometida a salir con amigas, así que lo dejamos para cuando volviera por la consulta de mi tobillo…Dos días después regresé y ya con mi tobillo definitivamente recuperado, acepté la invitación del médico a su departamento. Me cogió por todos mis orificios, con bastante ímpetu y urgencia. Acabó gritando como poseído…Mientras nos recuperábamos, me dijo que no esperaba encontrarse con una puta semejante y entonces aprovechó para confesarme que era bisexual y que organizaba fiestas con sus amigos y algunas putas…Después trajo unos juguetes bastante grandes y gel lubricante. Me pidió que lo sodomizara con ellos. Lo hice, disfrutando cómo este tipo gozaba con esas cosas enormes metidas en el fondo de su culo. No llegó a acabar mientras yo lo penetraba, pero su verga se endureció muchísimo y con semejante calentura, le pedí que él me rompiera la cola a mí.Así conocí a Roberto, mi nuevo amante bisexual, fiestero y sodomizable…Una semana después, estando Víctor en casa, atendió un llamado del hospital, donde alguien preguntaba por mi tobillo. Mi dulce esposo comentó que ese hospital tenía un muy buen servicio, ya que una semana después preguntaban por la evolución de un paciente.Cuando estuve a solas llamé a Roberto y me dijo que había organizado una fiesta con sus amigos para el sábado a la tarde. Víctor volaría el viernes, así que acepté la propuesta. Roberto me pidió que me vistiera como una puta callejera y le dije que no tendría problema en ...
«123»