1. Dormidito, dormidito pero bien paradito


    Fecha: 06/11/2018, Categorías: Hetero, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Anoche despues de leer varios de los relatos aqui escritos, me dispuse a dormir placidamente, muy excitada pero ps mi marido estaba ya dormido, llegue y me recoste a su lado, el ni se dio cuenta que llegue a la cama, encendi el televisor para iluminar el cuarto y a media luz veo que aunque mi marido estaba bien dormido su verga estaba dura, le baje el boxer para ver mejor y la vi brillosa, dura, y pues como yo ya estaba mojadita con lo relatos que habia leido me monte sobre de el, senti su verga abriendose camino dentro de mi y el como que queria reaccionar pero no podia despertarse mientras yo cabalgaba lentamente, depronto senti sus manos en mis nalgas, apretandolas y sus labios en mis pezones mamandolos como si fuera la primera vez que lo hacia, tuve mi primer orgasmo y pude sentir como mis jugos inundaban su vientre, apreto mis pechos en sus manos y empezo a morderlos, el sabe bien que asi me produce inmediatamente otro orgasmo despues del primero, jugaba con mis pezones metiendose los dos en la boca y lamiendolos con firmeza y yo ya iba sobre mi tercer orgasmo, me levanto y me puso en cuatro, empezo a embestirme con fuerza, mientras me tomaba del pelo con una mano y la otra jugaba con mi clitoris, senti como mis jugos corrian por mis muslos, me paro mas la cola y en cada embestida sentia como sus huevo golpeaban mi clitoris era la gloria, me embestia y apretaba mis nalgas, su dedo empezo a jugar con mi culito cerrado, se salio de mi panochita y metio su dedo para mojarlo, ya mojado empezo a empujar su dedo dentro de mi culo, y mi panochita estaba que estallaba, saco su verga de mi y de un tiron me la metio en el culo, casi grito del dolor pero a la vez del placer que sentia, mientra bombeaba dentro de mi culo yo acariciaba mi panochita aun pulsante, en eso senti como corria por su pene el semen hasta salir de el y llenarme el culo de leche, y de nuevo mis jugos corrieron por mis muslos. Ni modos esas oportunidades no se desaprovechan. Gracias relatoseroticos.es
«1»