1. El pequeño semental 10 (Dos leones en la manada) Capitulo Final


    Fecha: 08/11/2018, Categorías: Incesto, Autor: adalberto1979, Fuente: SexoSinTabues

    haría un padre con un hijo y pensándolo bien si se había cogido a mi madre durante tanto tiempo capaz que era hijo de el--- esta es mi computadora personal, tiene contraseña para evitar husmeos de la gente, aquí llevo las fianzas con el contador y tengo mis archivos personales, ven échales un vistazo--- tenía todo ordenado por carpetas, decían nombre congruentes, finanzas, pedidos, presupuestos, y le pregunte - ¿Abuelo? ¿Por qué la contraseña? - Jejeje, pensé que no lo notarias pero lo hiciste, apréndete esto “en la vida confiar es bueno, pero no confiar es mejor”, aquí tengo gente de confianza, pero nunca les confió demás, lo principal, lo más importante de la empresa lo tengo yo, le entrego a cada quien lo que debe saber, pero nunca le entro todo a una sola persona, así es más difícil que te traicionen o te hagan espionaje - Guau, abuelo eres inteligente - No, solo soy cabrón y tú lo serás más, por eso te voy a dar un puesto en esta empresa que algún día será tuya - ¿Mia? - Claro, será tuya - ¿Y mi mamá y mis hermanas? - Ellas también serán tuyas - No me refiero a eso, me refiero a si ellas quieren parte de la empresa - Jajajaja, ellas son tuyas junto con la empresa y la que se quiera irse es porque tiene un wey que la mantiene, tu mantendrás solo a la que te cojas, ¿oíste? - Si abuelo—conteste yo algo desconcertado, el abuelo me quería como su único heredero, sobre su propia hija y mis hermanas, para él las hembras eran solo eso… hembras a su disposición y ahora disponía ... heredarlas como una posesión más de él; no sé si yo podría tratar a mi hermanas o hijos igual que él, pero así era, nadie podía cambiarlo. - Hola señor Rentería--- los dos volteamos a la puerta y una mujer de unos 35 años estaba parada en la puerta, vestía con un conjunto sastre, muy arreglada un escote no generoso, pero tampoco muy conservador, olía a limpio a recién bañada, era bajita, no alta como mi madre, sus caderas eran pronunciadas, lo mismo que sus tetas, su piel aperlada y sus facciones delgadas, su cabello castaño claro, con pequeñas ondulaciones con largo hasta los hombros, era muy atractiva, tenía una mirada felina que invitaba a hacerle algo - Hola primor, mira Robertico, ella es Martha, mi secretaria particular; Martha él es mi nieto y casi hijo Roberto - Hola mucho gusto—dije yo extendiendo mi mano para saludarla—Roberto Hernández Rentería - Mucho gusto, Martha Figueroa a sus órdenes—contesto ella estrechando mi mano - No Roberto, ya quítate ese pinche apellido que de nada te sirve, si vas a estar en mi negocio como mi heredero, de ahora en adelante serás Roberto Rentería—dijo el abuelo - Está bien abuelo--- conteste yo sonriendo con orgullo--- siempre me ha gustado más el Rentería. - Primor ¿Y tu marido?—le pregunto mi abuelo a su secretaria - Fue al banco por una chequera nueva, como usted va a tener que realizar cheques para la reparación y ya no había fue a canjear el talón de cheques - Pero abren hasta las 9:30 y apenas son las 7:00 - El insistió, dijo que ...
«1234...8»