1. Mi sobrino cogelon y yo tambien


    Fecha: 08/11/2018, Categorías: Incesto, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Hola me llamo Esmeralda cuento con treinta y ocho años y más de cinco de ser viuda el mismo tiempo que tiene mi sobrino Paco de vivir conmigo y que ahora tiene 18 años y esto viene al caso porque los últimos días he sentido una imperiosa necesidad de coger y lo triste es que teniendo un hombre en casa no me atrevía a disponer de el así que idee la manera para que fuera el quien me deseara tanto como yo a el Puse mi plan en marcha de tal manera que diera la impresión de que se trataban de descuidos mis y lo primero fue no cerrar por completo la puerta del baño mientas me duchaba tomándome todo el tiempo para desnudarme justo frente a la ranura que dejaba en la puerta mostrándome de frente a ella con la intención de que viera con toda claridad mi vagina y mis pechos y mi plan dio resultado desde el primer intento fingiendo no darme cuenta que el me estaba observando a través de la ranura pase mi mano en repetidas ocasiones por mi peluda panocha con la intención de que el se excitara al máximo y se fuera a masturbar y eso lo repetí toda una semana y el no se perdió ninguno de esos eventos y ya tenía tanta confianza que se masturbaba frente a la puerta arrojando su semen en un pañuelo pero al octavo día le di y me di lo que ambos deseábamos Paco ya se encontraba con la verga de fuera y bien dura y yo ya desnuda intempestivamente abrí la puerta y parándome frente a le que no atinaba que hacer y continuaba con la verga en la mano y viéndome de arriba abajo poniendo especial ... atención en mi panocha y reacciono hasta que yo le digo, Paco mira nada mas el tesoro que tienes en la mano y yo pobre de mí que hace tiempo que no tengo uno de esos tesoros, el tímidamente me dice si quieres tía te lo puedo prestar, lo dices de verdad lo puedo usar a mi antojo, si tía lo puedes usar como tú quieras, pues bien sácate la ropa y toma la ducha conmigo No sé si me estremecí al sentir sus fuertes manos enjabonando mi cuerpo o al sentir su verga rosando mis nalgas y luego fue mi turno y yo si me tome mi tiempo para enjabonar su dura verga Ante ello el ya no soporto mas y quiso cogerme ahí mismo bajo la ducha pero lo convencí que mejor lo hiciéramos en mi habitación donde me pidió que me colocara en cuatro y sin más preámbulo me fue metiendo su verga esta se fue deslizando con cierta facilidad por la cantidad de lubricante que ya había dentro de mi vagina, después de tantos años de austeridad fue maravilloso sentir de nueva cuanta una verga entrando en mi vagina y sin proponérmelo comencé a gemir y jadear ruidosamente agregando algunas frases como estas, hay mi amor hay mi amor tienes una verga divina, así mi amor dale, dale duro métela toda, si así mi amor no dejes de moverte dame toda tu verga y no sé cuantas frases más, con la verga de mi sobrino moviéndose violentamente dentro de mi caliente vagina me corrí una, dos y no sé cuantas veces más hasta que el tomándome de la cintura para tener apoyo hundió violentamente toda su verga y se corrió en lo más profundo de mi ser ...
«12»