1. El queso de mi primo


    Fecha: 14/11/2018, Categorías: Incesto, Sexo Oral, Autor: salarnek, Fuente: CuentoRelatos

    Mi familia vivía en una gran ciudad por razones de trabajo tuvimos que emigrar del campo donde éramos felices e inocentes. Mi madre invito a mi tía, mi prima y mi primo a pasar las fiestas y unas vacaciones, mi casa era chica pero confortable, mi madre, mi tía y mi prima se acomodaron en una de las dos habitaciones y en la restante dormíamos mi primo y yo. La primer noche comenzamos a charlar de sexo yo mucho más experimentado descubrí que mi primo ni siquiera se masturbaba, pero no podía ir muy lejos por que no sabía cómo reaccionaría, luego de una larga charla nos dormimos, a la madrugada me desperté y fui al baño al regresar vi una carita que se formaba en las sabanas, pues el pene de mi primo estaba constantemente parado, retire las sabanas disimuladamente para acostarme y con sorpresa vi que su slip hacia fuerza para mantener su pene dentro, me acosté y disimuladamente pase mi mano sobre su cabeza, él se movió y se colocó de costado dejándome con la mano vacía. Al otro día charlamos de sexo adonde quiera que fuéramos. En eso se me ocurrió decirle que como yo era mayor que el la tendría más peluda y si quería que comparáramos nuestros penes y el acepto así que a la noche renovamos la charla y acordamos en mostrar nuestros penes los dos a la vez. Nos acomodamos en la cama en posición de 69 y nos bajamos los slips su pija era ... gruesita y cabezona, el al mirar mi pene me dijo que tenía la pija muy grande se quedó mirándola con mucha atención y le propuse que durmiéramos desnudos, el acepto y durante la noche con disimulo apoyaba mi pene en partes de su cuerpo y con mi mano rozaba su linda pija. Al día siguiente el buscaba charlar de sexo y eso me marco como seria la próxima noche, al acostarnos lo hicimos completamente desnudos, y luego de charlar un rato sobre chicas y ver que ya estaba bien caliente le pregunte si le gustaría que le consiga alguien para que se la besara y el acepto pensando que se trataba de una chica su pija estaba parada y lista para la acción entonces le dije que si quería le enseñaba como una chica se la tenía que mamar, el sin dejar de mirarme la pija asintió con su cabeza, tome su pene en mi mano y comencé a masturbarlo lentamente mientras acercaba mi boca a su pija, le pregunte si le gustaba y me dijo que si sus huevos estaban hinchados de tanta leche y se los acariciaba con la otra mano, me acomode frente a su pija y me metí su glande en mi boca comencé a chupárselo lentamente y con mucha suavidad él fue relajándose hasta que tiro su cuerpo para atrás como señal de que estaba entregado y comencé a tragársela hasta los huevos no tardó mucho en tomarme de la cabeza y largarme su leche dentro de mi boca con un fuerte y rico sabor a queso.
«1»