1. El hombre de la chatarra, y su verga llena de vena


    Fecha: 21/11/2018, Categorías: Gays, Sexo Interracial, Masturbación, Autor: Garrobo64, Fuente: xHamster

    Esta es la historia de una de las cosas mas atrevidas que he realizado sexualmente hablando.Hace unos años, mi mujer y yo estábamos a punto de mudarnos de casa, y necesitábamos deshacernos de algunos de nuestros muebles. Me tocó a mi ir a un mercado cerca de donde vivíamos a buscar alguien que se dedicara a comprar o por lo menos a retirar objetos usados de la gente que ya no los necesita.Después de preguntar un poco, encontré a un hombre que aceptó ir a mi casa por unas cajas y un librero apolillado, me tomó mas trabajo del que esperaba pues la mayoría de los "ropavejeros" simplemente se mostraron muy perezosos.El hombre que me acompañó era de piel extremadamente morena, tosco en sus movimientos y en su aspecto, su rostro era incluso un poco desagradable y reflejaba una vida dura que seguramente había involucrado etapas de violencia, tal vez hasta delincuencia. Su cuerpo era extremadamente duro, como de madera con una espalda ancha y antebrazos que parecía que podían sostener cualquier cosa sin dejarla ir, sus manos eran unas garras ásperas y pesadas.Llegando a la casa me entró un gran nerviosismo, me sentí inseguro de estar dentro de mi casa a solas con ese nudo de músculos, mas aún con esa presencia ligeramente violenta que despedía su apariencia general. Pero además una vez en la casa y mientras le mostraba lo que quería que se llevara note que su pantalón raído y sucio era casi con seguridad lo único que llevaba puesto sin ningún tipo de ropa interior, y era claro ... que su verga estaba ligeramente dura...Se dio una forma de comunicación entre los dos, yo me sentía de alguna manera amenazado por su presencia y la combinación de este sentimiento con la imagen de su erección (se veía que su miembro era grande) me estaba generando una sensación de sumisa excitación. El no se exactamente lo que pensaba o sentía, pero era claro que estaba percibiendo mi estado (mi verga estaba endureciéndose también) y que la situación no le desagradaba.Comenzó la negociación; el obviamente no pensaba pagar un centavo por los tiliches que se llevaba, y en cambio pretendía que yo le diera algo de dinero por sacar el mueble de la casa, me disculpe alegando que no tenía ese dinero y solté un "como le podemos hacer" que no podía ser mas obvio: yo le dejaba hacer conmigo lo que quisiera y el se llevaba todo. Sentí mucho miedo, después de todo la suposición de que a el le atraería la idea podía ser solo una impresión mía, era un tipo fuerte, de maneras agresivas, si resultaba homófobo las cosas podían acabar muy mal en verdad.El guardo silencio, me observó con una mirada taimada y se recosto en el sillón separando las piernas y lanzado la cadera al frente. Era mas que obvio que su verga hacía un bulto prominente debajo de su pantalón, mi boca estaba seca de gusto, me hinqué enfrente de el y comencé a pasar mi mano por su muslo hasta llegar al paquete que primero aprete con los dedos y luego comencé a mordisquear con los dientes.El hombre me tomó con una fuerza ...
«123»