1. COMPARTIENDO ALGO MÁS QUE UNA PASION - Parte 4 de 5


    Fecha: 29/11/2018, Categorías: Confesiones, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Por: ByL Al cabo del rato, nosotros seguíamos en el salón y apareció Verónica ya vestida con su espectacular súper minifalda, con medias de silicona negras que se veía perfectamente la banda superior, una blusa roja y taconazos rojos, y Carmen le dijo “joder, ¿te vistes así para salir? Que puta eres”, y dijo “ah, ¿qué vamos a salir?”, y le dijimos “claro, vamos a dar una vuelta, no todo es pasarse el día follando” y dijo “bueno, pues me cambio la minifalda y nos vamos” y yo le dije “venga golfilla”. Después cogí a Carmen por sorpresa y metiéndola mano por la camisa y tocándole el sujetador y luego las tetas y los pezones, le di un morreo. Ella no dijo nada y se dejó hacer, pero con una sonrisa en la cara. Poco después apareció Verónica con otra minifalda, más larga pero también mini que cubría las medias y nos dijo “bueno, vámonos” y nos pusimos de pie en dirección a la puerta. En el ascensor ellas dos se liaron con un par de morreos y sobándose y les dije “¿ya estáis otra vez?” y Verónica me dijo “es que nosotras siempre estamos igual” y Carmen dijo “eso es verdad, que se le va a hacer.” Y llegamos al garaje. Salimos del descansillo y llegando al coche nos preguntó Verónica “bueno, ¿y dónde vamos?” y le dijimos “a dar una vuelta y a tomar algo por ahí” y ella dijo “vale”. Estuvimos un par de horas por la calle, paseando, tomando algo en un par de bares y yo dije “oye chicas, tengo que ir un momento a mi casa, vale? Me acerco un momento y ahora vuelvo” y dijo Carmen “voy ... contigo. Te importa ¿Vero?” y ella respondió que no, que iba a ver un par de tiendas y que la llamase cuando volviésemos. Entonces nos levantamos y fuimos al coche y Carmen dijo “¿de verdad tenías que ir a tu casa?” y le dije ya sentados “No. Es que quería que vinieras conmigo, me apetecía estar a solas contigo. Además, así puedo enseñarte mi casa y mi ropa interior y echar un polvo si te apetece” y dijo “joder, claro que me apetece, vamos” y me dio un morreo mientras me tocaba mi polla por encima del pantalón. Por el camino le pregunté sobre Verónica y si hacía mucho que follaban, si era su única amante y que si era ella siempre así de puta y demás, y me comentó que la conocía hacía más de 10 años, que la conoció en un club liberal en París follando una noche y que siempre era así de guarra, y que no, que no era su única amante mujer, que tenía otras amigas. Entonces me preguntó si me importaba que tuviera amigas amantes y le dije que no, que no tenía ningún problema, y entonces me repitió la pregunta para los hombres y le dije que tampoco, y le dije que no era celoso y que estaba en su derecho de follar con quien quisiera. Entonces le pregunté por su novio y me dijo que hacía ya mucho que no se veían, que él también follaba por ahí y que tenían una relación abierta pero muy extraña porque se veían muy poco y le dije que solo era por curiosidad, a lo que me respondió que no pasaba nada, que no le importaba contármelo. Cuando ya quedaba poco para llegar, le dije que se subiera un ...
«1234»