1. La Patroncita


    Fecha: 29/11/2018, Categorías: Sexo Interracial, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Tenía 17 años cuando nos mudamos a nuestra finca. Soy una chica rubia, alta, delgada, lindos senos y trasero, y cara de angel. Allí destacaba mucho. Caminaba por la finca con shorts muy cortos y ajustados por el calor, una tarde, cuando un peón negro me dijo un piropo sucio. Me acarqué a reclamarle, pero al llegar cerca de él, mi corazón se aceleró, mi lengua se trabó, y me quedé cortada. El peón lo notó y me haló hacia él y me beso apasionadamente en la boca. Me resistí unos instantes, pero muy pronto lo abracé y respondí a sus besos. Ese hombre me atraía muchísimo y sus besos y caricias me excitaron tanto que lo dejé llevarme a un galpón de paja. Allí me desnudó completamente y se desvitió. Nunca antes había visto a un hombre desnudo, y quedé fascinada mirando su bello y viril cuerpo, y su enorme pene erecto. El se montó sobre mi y le dije: Soy virgen, entonces besandome el cuello me dijo: vamos a arreglar eso. No voy a contarles como me hizo el amor, pero tuve varios orgasmos antes que él acabara por primera vez. Esa tarde de 1.30 a 6.00 fuí poseida 6 veces, recibiendo su semen en mi vagina, ano, y boca. Al acabar me dijo: Te espero mañana. Esa noche no dormí, imaginandome con él. Por una semana hicimos ... el amor con locura cada tarde. Luego, una tarde acudí a nuestra cita, como siempre nos besamos, acariciamos, y desnudamos mutuamente, el se dejó caer en la paja y yo quedé sobre él, entonces un desconocido me penetró desde atrás. Lo miré aterrada y quise oponerme, pero el no me dejó y me dijo: Mi vida, debes estar ya preñada, acepta este regalo, y me besó en la boca. Ese hombre me hizo el amor 6 veces por mi vagina y ano, y se fue sin que supiera quien era. Cada tarde sucedió igual por unos 10 días, hasta que un día luego de desnudarnos y hacer el amor solos, me llevó desnuda en su camioneta a una casa. Al entrar había unos 10 hombres negros todos desnudos, y Roy me ofreció a ellos. Volví a casa adolorida. Mi vagina y ano me ardían mucho, mis mandibulas estaban muy adolorida, mis senos y muslos me molestaban mucho, al igual que mis ingles. Unos 8 meses después tuve un hijo negrito que imagino es de Roy, mi padre nos hizo casar y ahora cada día tengo sexo con por lo menos 3 peones, además de con Roy. Mis padres se fueron al exterior y ahora yo estoy a cargo de la hacienda. Con frecuencia tengo sexo con un peón nuevo y ya cuento 23 penes que han y continúan disfrutandose a su patroncita, como ellos me llaman
«1»