1. Al fin pude violar a mi suegra


    Fecha: 05/12/2018, Categorías: Confesiones, Autor: dinocavalli, Fuente: RelatosEróticos

    Hace tiempo que conocí a mi suegra, casi al mes de andar con la que es ahora mi mujer, recuerdo que ella iba llegando en su carro y yo llegaba a recojer a mi novia, mi sorpresa fué cuando bajó una mujer como de unos 50 años, chaparrita y muy caderona con unos jeans pegados y una blusa pegada, comenzó a bajar unas bolsas del súper así que de inmediato me presenté, y ya saben empecé a ganar puntos y le ayudé a meter las bolsas; desde ese día supe que ese culo sería mio algún día... Pasó el tiempo y yo iba muy seguido a casa de mi novia, y gozaba cada momento ahí viendo ese gran culo de mi suegra pero hasta ahí quedaba yo comencé a verlo sin malicia hasta que un día en el que estaábamos en la cocina platicando, al agacharse mi suegra al cajón de el refrigerador se asomo una tanga que era más que diminuta, era un hilo dental negro que de verdad era delgadititititito así que subió sus puntos y comencé a verla con más lujuria cada día. Con el tiempo, la convivencia y el amor a mi actual mujer dejé de ver a mi suegra tan lujuriosamente pero no del todo aprovechaba cada descuido para ver si se le asomaba la tanga nuevamente; pudiendo ver en varias ocasiones varios descuidos en su mayoría hilos y tangas de encaje, pues a ella le gusta vestir muy sexy y juvenil a su edad, así que comencé a buscar la manera de poder oler una pero era muy dificil ya que siempre había gente en su casa y era prácticamente imposible; para no hacer esto muy largo un día llegó el día en el que después de la ... boda nos iríamos por fín a nuestra casa recien adquirida, así que me ofrecí para ayudar a mi ahora esposa a empacar cosas, ya estando en plena mudanza comencé a llevar unas cajas a la habitación de mis suegros y de pronto cual fué mi sorpresa, era casí como ver oro puro, ví un cajón con muchas muchas tanguitas, muchas que de inmediato reconocí, pero oh oh todas limpias, me hubiera encantado una usada pero no... pues tenía la costumbre de lavarlas al bañarse, y esto lo sé por lo que contaré a continuación. Resulta que los problemas con mi suegro comenzaron a ponerse pesados, pués el es el clásico hombre de familia que no le gusta trabajar y el dinero comenzaba a escasear, ya saben con esto todos los problemas que vinieron perdida de la casa, pérdida de todo entre ello mi suegra, la cual después de un pleito nos pidió quedarse unos días en nuestra casa, de inmediato dije que sí pués era el momento para tener la oportunidad de cogermela, así que de inmediato me ofrecí para ir a recojerla, todo el camino traje la verga parada e imaginaba como la encontraría vestida y qué le diría para isinuarme mi cabeza daba vueltas y vueltas, al fín llegué por ella y al verla sentí esa sensación de cuando te baja a presión pués traía una falda a la rodilla de tela muy ligera color blanca, unas zapatillas doradas y una blusita blanca un poco escotada, de imediato me bajé para abrirle la puerta y no perdía vista de un pequeño descuido pero nada yo estaba a reventar con sólo sentirla cerca sentí ...
«1234»