1. Un buen vecino (Parte 2)


    Fecha: 06/12/2018, Categorías: Hetero, Dominación, Autor: Fernán, Fuente: CuentoRelatos

    Quién diría que por azares del destino me encontraría con la hermana de Felicia, que déjenme contarles no le pide nada a su hermana. Llegaba del trabajo, tome el ascensor y este se detuvo en la 3 planta donde era mi bajada, justamente al abrirse las puertas me topé con una hermosa y exuberante mujer, algo más grande que Felicia, quizá unos 28 años, 1.69 de estatura, cabello rubio avellana, ojos miel, pechos algo más grandes que Felicia y un poco caídos, caderas anchas que terminaban en un par de nalgas jugosas; me quedé boquiabierto, ella me sonrió y comenzó la plática: —Oh hola, disculpa vives aquí –una sonrisa realzaba sus mejillas y mostraba su blanca dentadura. —Hola, por supuesto, de hecho aquí es mi piso. —¡¡¡Obvio!!!, qué preguntas hago jajaja –estaba ligeramente sonrojada– ¿de casualidad conoces a Felicia? —¿A Felicia?, claro que la conozco, es esposa de un amigo mío. —¡¡Maravilloso!!, soy hermana de Felicia, mi nombre es Eliza –extendió su brazo para saludarme. —Es un placer –la saludé tomándola de la mano y dándole un beso en la mejilla– me llamo Fernán. —Sabes en qué planta se encuentra ella, es que me olvide y la busque aquí pero ya veo que no está. —Ella vive en la 5 planta, vamos, te acompaño. —De verdad, muchas gracias. Pego un brinco al ascensor y presione el botón para la 5 planta, llegamos y cuando salió me percate del conjunto que llevaba, traía encima una blusa azul oscuro con un escotazo, unos leggins ajustados con diseños de jeans, y unos botines ... negros con tacón, espectacular, llegamos y toque el timbre del apartamento, salió Felicia y se asombró al vernos: —¿Eliza?, pensé que ya no ibas a venir, y veo que vienes muy bien acompañada, hola Fernán. —Me perdí por los edificios jaja, pero Fernán me ayudó. —No es nada –aclare. Me dispuse a dejar a las hermanas con su reencuentro y me di media vuelta, pero Felicia me invitó a pasar y como no aceptar tal invitación, esas dos hembras, el depa solo, qué más puedo pedir, entre detrás de ellas y me senté en el sofá de las sala, Felicia a mi izquierda sentada en el sillón individual y Eliza a mi derecha en el mismo sofá que yo, Felicia se fue a la cocina por unos bocadillos, me pare atrás de ella con la intención de "ayudarla", entre a la cocina y me pegue detrás de ella: —Vaya que te lo tenías muy guardado –metí una mano dentro de su pantalón por la parte de enfrente y comencé a jugar con su conchita– creo que tu hermana logra hacerte la competencia. Felicia se giró y me miró con ojos llenos de enojo, se apartó de mí y me dijo en voz seria: —Que ni se te ocurra hacerle algo a mi hermana, ella es virgen aún, así que ni lo pienses ¡¡¡Virgen!!!, Sin duda esa hembra tiene que ser mía pensé, me acerque nuevamente a Felicia y regresando a mi juego le dije "tú no decides eso", aumente el ritmo de mis dedos y rápidamente su vagina se empezó a humedecer, me beso y mordió los labios: —No, aahhh, no lo hagas, ahhh siiiiii ahhhh, me tienes aahhhh mi. Las tendré a las dos si así lo quiero, me ...
«12»