1. Club sexual, primer encuentro.


    Fecha: 08/01/2019, Categorías: Sexo con Maduras, Sexo Duro, Sexo en Grupo, Autor: carentan, Fuente: xHamster

    Esperaba que mi idea sobre un club sexual arrancará. Y de qué manera lo hizo.Por supuesto, mi historia guardará los mismo lineamientos que el club tiene: anonimato, sexo sin complicaciones ni ataduras de ningún tipo.Así, dar inicio con este club fue que yo y esa "F" (en realidad ni siquiera intercambiamos nombres) decidimos encontrarnos en un hotel al sur de la CDMX.Acordamos vernos el martes por la tarde. Sugerí un hotel que conozco y es de completa seguridad y que no está nada mal. Sirve para los propósitos de este club.Llegué 10 minutos antes de lo acordado, para no hacer esperarla y que todo marche conforme a lo que fantaseamos.Entramos al hotel y después de pedir cuarto, nos dirigimos ya con ganas de iniciar. Al menos yo ya podía imaginar esos senos debajo de la blusa que F llevaba. Puede parecer raro, pero no platicar nada personal de cada uno, salvo cosas triviales como el tráfico o el clima, no hace sino aumentar la tensión sexual. Me di cuenta que, mientras más desconocido, más excitante.Estando dentro, inmediatamente la sujeté por la cintura y comencé a besarle el cuello y restregar mi verga en sus nalgas, porque para ese momento, yo comenzaba a ponerme a mil.Sin entrar en detalles, las mujeres de su edad aproximada me ponen super caliente, más la situación de ser desconocidos, yo ya estaba erecto, con mi verga queriendo salir.Nos besamos con la ansiedad y la necesidad que procuramos experimentar, mientras yo agarraba sus senos grandes y me inclinaba para sentir ...
    con mi boca un perceptible calor de su entrepierna. Me calienta esa situación: el calor de una vagina queriendo esconderse detrás de la tela de su ropa interior, mientras pongo mi boca, contribuyendo apenas a humedecerla. Mientras beso su vagina por encima no puedo dejar de desear comerla por completo. Pero aún no es momento.Así que decido levantarme para procurarme sus senos, los cuales ya están libres, por voluntad de F, al parecer. Lamer esos pezones endurecidos y saborear con desesperación sus tetas eran mi necesidad.Ahora era turno de F ir a buscar mi pene, endurecido por sus manos. Se agachó, lo besó por encima de la ropa solo para inmediatamente quitarme la ropa y llevárselo a la boca. Comenzó a tragársela, mientras la lamía. Que rico oral me estaba dando porque su lengua relamía de arriba a abajo, para terminar de vez en cuando en un ligero mordisqueo de la cabeza. Eso no hacía sino prenderme más.No quería terminar aún, asi que levantando a F, la llevé hasta la cama y la recosté (ni siquiera habiamos pasado de la entrada, jaja). Queriendo probar otra esa vagina, ahora sin ninguna barrera, le quité su falda, sus medias y su panti negra de encaje. Comencé a besar sus piernas, recorriendolas hasta llegar a ese vagina velludita y chorreante. La comí nuevamente, separando sus labios para que mi lengua jugara con su entrada y su clítoris. Mientras, mis manos procuraban alcanzar sus senos, acariciarlos y presionar su pezón endurecido. Acerqué mis dedos a su boca, para que los ...
«123»