1. Maby, la hermana de mi jefe


    Fecha: 11/01/2019, Categorías: Anal Confesiones Autor: Gabriel351, Fuente: CuentoRelatos

    cuerpo magnifico, Graciela y Andrea deben envidiar tu cuerpo. M- Mira si te escucha mi hermano, te defenestra. G- Si es muy cuida… pero con vos es entendible. M- Cuando vas a empezar a hablar en serio G- Lo estoy haciendo, tenés un cuerpo excelente, por demás apetecible, y para que veas que no miento, esta noche podríamos salir, vos elegís el lugar M- y que le vas a decir a tu novia? G- Nada, está de vacaciones, los dos estamos solos, no tiene nada de malo que salgamos, además no tenés a los nenes, podemos ir al cine, a bailar, a cenar, a caminar… vos elegís el lugar M- Hum… la oferta es tentadora. G- Eso es un si? M- Si, iba a ir a visitar a una amiga pero puedo ir otro día Ella se incorporó de la silla, estaba parada delante de mí, yo extendí mi mano, y mirándola a los ojos dije: G- Entonces belleza, salimos juntos esta noche? M- Por supuesto, acepto, quien puede rechazar una oferta así, solo espero que no te arrepientas de salir conmigo. G- Porque me voy a arrepentir? M- Porque tenés una novia muy bonita y no creo que yo sea el reemplazo ideal Yo estaba sentado en la silla ella parada delante mío, con sus manos tomó los apoya brazos de la silla y sensual y provocativamente, acercó sus labios a mi boca y me dio un pequeño pico, yo tome sus brazos la acerqué a mi haciendo que se sentase sobre mi, la acurruque en mis brazos y estampe mis labios sobre los suyos, saboreando el beso de su dulce y carnosa boca, ella cruzó sus brazos en mi cuello y comenzó a demostrar porque iba ...
     a ser estupendo pasar ese fin de semana con ella, comenzamos a besarnos apasionadamente, ella no ponía límites al accionar de mis manos, las que comenzaron a deslizarse bajo su solera y mis manos fueron disfrutando de la suavidad de su piel aterciopelada que brindaba sus maravillosas piernas. El clima se iba tornando cada vez más pasional, mi pene había endurecido casi por completo y debo reconocer que estaba mucho muy excitado, en realidad los dos estábamos calientes, pero en un instante ella se incorporó casi con violencia, yo la miré extrañado sin entender las razones de ese momento y entonces dijo: M- Paremos esto, es delicioso, pero si alguien llega a entrar vamos a tener problemas. Yo no estaba dispuesto luego de los momentos vividos a esperar a la salida del trabajo, estaba muy excitado como para controlarme me incorpore, apoyé mi mano en su cintura besé su boca nuevamente y dije: “Echemos llave a la puerta”. Mientras lo estaba haciendo el teléfono de su escritorio sonó, ella lo atendió y supe que era su hermano el que la llamaba, mientras hablaba con él yo puteaba en mil idiomas la interrupción, esa llamada que se estaba prolongado demasiado, podía enfriar la cosa, pero ella tampoco estaba dispuesta a que me enfriase, ella empezó a juguetear con su cuerpo excitándome, luego se sentó sobre el escritorio, cruzando sus piernas de tal manera que podía ver que su bombacha era de color amarillo patito, entonces me hizo señas para que me acercase y continuamos besándonos, yo ...