1. Maby, la hermana de mi jefe


    Fecha: 11/01/2019, Categorías: Anal, Confesiones, Autor: Gabriel351, Fuente: CuentoRelatos

    intente acariciar sus piernas y ella pidió que no lo hiciese, para evitar que la excitación pudiese demostrarse a través de su voz, ella se bajó del escritorio, la conversación parecía terminarse giró para colgar el TE. Yo sujete su cuerpo por su cintura bese su cuello suavemente y apoye el mío contra el suyo haciéndole sentir mi pene endurecido, su cara demostró todo el placer que ello le provocaba, continué con mis besos en su cuello y en su espalda semi-descubierta, mis manos estaban acariciando y alzando su falda y acariciando sus piernas ella estaba por demás excitada y demostraba el placer que mis caricias le provocaban su cuerpo se apoyó mas contra el mío casi para transformarse en uno solo, y lanzo un gemido ahogado cuando mis dedos acariciaron sus ingles y juguetearon con su excitada conchita por sobre su bombacha. Ahora si su boca gimió llena de placer al sentir mi mano en su cuerpo y su boca con desesperación busco mis labios uniéndose en un beso apasionado y violento mientras mi mano suavemente acariciaba su bombacha gozando al sentir su concha excitada, luego de unos instantes ella se quitó su solera su cuerpo de color ébano solo quedo cubierto por su diminuta tanga patito y su cuerpo quedó al descubierto para ser gozado por mi. Tomé sus senos pequeños pero firmes y acariciaba sus redondeces, sus pezones estaban erguidos por la excitación, al mismo tiempo mi boca besaba su cuello y su cuerpo gozaba, y nuestras manos se entrelazaban en la vorágine de la pasión ...
    , ella giro y al tiempo que me quitó la chomba su boca se unió a la mía con desesperación y sus manos dulcemente acariciaban mi espalda mientras sus pezones erguidos se apoyaban haciéndole sentir a mi espalda la dureza de sus pezones, entonces bajo como pudo mi pantalón, dejándolo caer al piso, mientras continuábamos besándonos. Yo como pude me quite el pantalón, y nuestros besos y caricias continuaban con pasión y gozo arrollador, entonces y luego de unos largos segundos comencé a bajar su bombacha, ella con marcada desesperación hizo lo mismo con mi slip, ella emitió una mezcla de grito y gemido profundo cuando sintió mi pene en las puertas de su vagina, nos besamos y mis manos juguetearon con sus nalgas, gozando la suavidad de su piel y la redondez de ellas, entonces el dedo de mi mano fue más allá y comenzó a jugar en las puertas de su ano, ella enloquecía de placer y sus gritos y gemidos se hacían cada vez mas profundos y entonces cuando ya la situación era insostenible dije: “quiero hacerte la cola”, y ella respondió “si mi amor, lo que quieras, todo mi cuerpo es tuyo y todo está disponible para vos”. Ella ya de espaldas sentía mi pene entre sus nalgas, y mis manos masajeándolas, me deslice por su cuerpo y arrodillado en el piso bese sus nalgas recorriéndolas su cuerpo vibraba y mientras las besaba mis mano las acariciaba disfrutando su piel, separe un tanto sus nalgas y mi lengua recorrió la raya de su cola y jugueteó dos o tres veces con su ano, volví a subir por su ...