1. Los rudos pies de Estefanía


    Fecha: 11/01/2019, Categorías: Fetichismo Dominación Autor: FeetFlower, Fuente: CuentoRelatos

    Allí estaba ella, acababa de abrir la puerta, parada en frente de la entrada de su cuarto, 18 años y medio, 1.59, piel entre clara y aperlada, cabello lacio y corto hasta los hombros, unos lentes un poco grandes, llevaba puestos unos tenis deportivos algo desgastados, unos largos calcetines casi hasta las rodillas, unas piernas tan largas como fuertes, un muy corto y pegado short negro, y una blanca, algo sucia y mojada camisa con el logo de su equipo que ocultaba no muy bien, ademas de un bra rosa que se dejaba entre ver un poco por la capa de sudor que llevaba consigo, las curvas de su cuerpo, venía de su partido de fútbol. Ahí estaba Estefanía, viéndome con una mirada furiosa que desprendía desprecio y enojo, desde abajo, y como no, me había atrapado con las manos en la masa, o mas bien, con las manos es sus... E: ¡Que rayos haces con mis calcetines!? L: e-espera! déjame que te explique! E: y una mierda! de eso nada! me dijiste que te diera las llaves de mi casa solo para que pasaras por el cuaderno que me habías prestado, no para que husmearas en mi cajón de ropa sucia!!! L: y-yo, lo siento, realmente no se que decir! m-me dio, curiosidad' por favor perdóname! E: ahhhh! pero que te pasa! ahhh! primero perdemos el partido por el incompetente de mi equipo, y al llegar a mi cuarto te encuentro en el suelo, oliendo mis calcetines y bragas! dios pero que maldito día! L: p-pero, yo solo olí un poco tus calcetines. E: Ese argumento no hizo que la situación mejorara mucho' ahh... ...
     dios mio pero que estrés! L: si quieres, puedo darte un masaje, para que me perdones y te desestreces E: ohh no! no te libraras tan fácilmente; hmmm aunque... media hora para desquitarme me vendría bien. L: ? E: 30 minutos, déjame usar tu cuerpo 30 minutos para mi des-estrés, y estarás perdonado, y no le diré de esto a nadie L: que!? pero, que rayos tienes planeado hacerme!? E: ahh! estoy muy frustrada como para dar explicaciones!, tómalo o déjalo L: hmmm... bueno, creo que, no tengo opción verdad? Una mirada de crueldad y una sonrisa picara hacían juego con la actitud de "0 piedad" que desprendía Estefanía de todo su ser. Con una gran sonrisa y una animada, dulce y nada estresada voz, y una mirada de superioridad puesta en mi, continuó: E: jejeje, bien, pondré mi cronometro en marcha en el escritorio! *tiptip tip* comencemos. L: o-ok' (glups) E: bueno, para empezar, ya que estas ahí abajo cerca de los cajones, abre el último, el de la derecha. L: vale', oh, que es esto!? Sabía exactamente lo que era eso, en la convención del año pasado, mi ex-novia tanto como Estefanía compraron un par, unas esposas, aunque afelpadas y rosadas, cumplían el objetivo para el cual fueron creadas, someter. E: bien, ahora, te quiero de rodillas, con la cabeza al suelo, y las manos en la espalda. L: como'? E: oh bien ((se quita lentamente los tenis)) hagámoslo por las malas ((Estefanía le da una patada en su entrepierna y cae de rodillas)) E: ahora, las manos en la espalda, o quieres otra patada? ...
«1234»