1. MI MAMÁ SE PASA DE PUTA


    Fecha: 11/01/2019, Categorías: Infidelidad Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    "Mi religión no me permite hablar como lo hago"... pero es que mi madre se pasa de prostituta. Yo para ser sincera me casé con mi esposo porque lo condideré bueno, y porque su familia es de diner. Pero luego de casarme me di cuenta si no es que antes que mi esposo se casó conmigo por mi madre. Ella es guapa, yo no soy fea pero me siento fea al lado de ella, tiene gran atractivo y su belleza es tipo de las actrices de mediados del siglo pasado, la cuestión que no le faltan amantes y si siempre le ha puesto el cuerno a mi padre haya ellos. Mi mamá iba seguido a nuestro departamento, a estar conmigo y su nieta regularmente los fines de semana, ahí se baña y como acostumbra lavar su ropa interior deja en el toallero, pantaletas, bikinis o el cachetero ro que fue la última prenda que dejó; yo a veces recojo la prenda y se la doy cuando llega, pero resulta que el cachetero rojo se quedó un poco más de tiempo el suficiente para que mi esposo la tomara y se masturbara con él, yo vi el cachetero removido y cuando lo revisé tenía semen de él. Y donde se levantaron mis sospechas, fui una vez que regresé del mercado y ellos estaban en el Depto. y al parecer había "discutido" pues él estaba exaltado y ella estaba hasta ...
     llorosa, a mí eso no me gustó nada pero por prudencia no les dije nada. Yo voy al negocio de regalos y perfumes de mi madre una vez o dos a la semana por la mañana, pero hace un par de meses por la tarde la niña se quedó con la nana, yo fui a ver un cliente a quien le llevo la administración de su empresa, y pasé a ver a mi madre a su negocio, pero al estacionarme vi que estaba la camioneta de mi esposo parada por ahí cerca, y presintiendo lo peor me acerqué al local que estaba cerrado pues ya casi era hora de cerrarlo 6 de la tarde; yo me pegué a la cortina y escuché algo de música y entre los acordes algunos quejidos y el rechinar de una mesa acompañados de unos susurros que apenas oí: "más, todo, ella, ponte así, ábrete más, él" y otras cosas más inaudibles pero el rechinido de la mesa no cesaba hasta después de unos 15 minutos que quedaron en completo silencio; y luego de otros 5 ó 10 minutos abrieron la cortina... Y me vieron ahí parada, no sabían qué decir y yo simplemente me di la vuelta y me fui a la casa. Desde ese día corté relaciones con la puta de mi madre, y al cabrón de mi esposo le estoy preparando también sus cuernos, al fin también no me faltan galanes que andan sobre mi tetas y mis nalgas. 
«1»