1. el secreto de mi suegra (2)


    Fecha: 31/08/2017, Categorías: Hetero, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Me pasé la pija por la cara como haciendo un masaje facial sintiendo como sus venas se dilatan por la irrigación que llevaba su calentura Cuando llegué no había nadie en la chacra, de todas maneras sabía que debía esperar. Después de una hora mas o menos lo ví llegar escopeta y hacha en mano. Sonrió con ganas y me empecé a sacar la blusa quedando en tetas, seguí por la pollera y terminé con la bombacha. Me fuí dentro de la casa y en el umbral de la puerta dejo los elementos de lado. No dijo ni media palabra se agachó lo suficiente para empezar a lamerme un seno, con dulzura y firmeza, luego la axila, el brazo, antebrazo hasta las manos chupando mis dedos uno por uno y volvió por el brazo hasta mi clavícula subiendo por el cuello, metiendo la lengua en mi oreja y después me babeo la cara pero sin besarme ni dejarme que yo lo hiciera, volvió al cuello y en un punto lo succiono con fuerza y fue entonces cuando por primera vez sacó su boca de mi cuerpo. Observo el cuello y se me prendió con mas fuerza al punto de llegar a molestarme algo pero callé; era el patrón marcando su yegua. Cuando enrojeció el lugar de mi cuello me sentó al borde de la cama pidiéndome sacara la lengua en forma tensa, una vez que lo hice colgó su adorada verga en ella. Me chorreaba la baba y empecé a frotarla por mi cara y sentí como por sus venas palpitantes corría la sangre repleta de pasión que la hacía crecer y endurecerse. La puse enfrente de mi y pelé su cuero quedando el glande bien desnudo, lo puse ... en la punta de mi nariz y empecé a recorrerlo con mi nariz respirando hondo y largando por la boca el cálido aire del disfrute. Lo hice 3 veces como queriendo depositar ese olor a pija en la base de mi cerebro, lo empecé a chupar ahogándome con ella y cuando estaba por estallar la solté para darme vuelta poniendo el torso sobre la cama y abrir las piernas arrodillada en el piso pidiendo= rompeme el culo. Me entró como el macho que quiere doblegar su hembra, su carne fresca que debe aprender a no ser una puta vengativa y yo grite de dolor pero no pedí clemencia, el bombeó con furia y yo rasguñaba las sábanas sintiendo su respiración de hombre que deleita el poder de desgarrar un culo. Por suerte acabó en poco tiempo, se desplomó arriba mío sin sacarla y cuando fue a hacerlo me pidió que apretara las nalgas para poder escurrir la verga. Al sacarle hizo un ruido de descorche de champagne y el se sentó recostado al respaldo de la cama. Cuando recuperé la respiración como quien llama a un perro se palmeó la verga y despacio me arrastre como perro apaleado para poner mi cara en su pija sintiendo aún resabios de mi caca. Era una luna de miel; no había edades ni futuro; solo coger. me tenía en un manoseo permanente y yo no usaba ropa interior. varias veces cuando venía transpirado le lamia las tetillas, los pelos del pecho, los sobacos y hasta las bolas para beber su sudor y dejar en mi garganta la marca rancia de su existencia que me hacía mas hembra que nunca; era el elixir de mis ...
«12»