1. Bibi (1): El primer contacto y el reencuentro


    Fecha: 15/01/2019, Categorías: Jóvenes Autor: doni0394, Fuente: RelatosEróticos

    Esta es una versión extendida de una historia que subí y no me aceptaron debido a que los personajes eran menores. Aclaración: Al principio los personajes son menores, pero es necesario para que la historia tome forma, aunque no ocurre nada explícito. Más adelante ambos serán mayores de edad, mi intención no es promover el abuso infantil. Bibi - El primer contacto/El reencuentro Honestamente si me preguntaran sobre cómo y en qué momento empecé a sentir gusto por los pechos grandes, yo diría que fue durante mi niñez, en mi último año de la escuela primaria para ser exacto. Antes de eso mi mente infantil podría enfocarse en otras cosas como los trompos, las canicas, juegos de video, cosas de chavos. Mi nombre es Donato, pero estoy acostumbrado a que me llamen Doni, y durante los hechos en los que ocurrieron esta historia yo tendría unos 12 años recién cumplidos. Es curioso como la vida da ciertos giros, y yo estaba por pasar por uno muy grande. Antes de seguir, debo contarles de una compañera, quien es como la protagonista de esta historia, después de mí claro. Su nombre es Bibi, y va en el mismo grado que yo, aunque en un grupo diferente, y es de esas niñas que parecen tener un futuro asegurado. En su grupo era la estudiante de honor, sacaba puros 10’s en todas las materias, y además de eso era muy popular, aunque siempre se le veía junto a sus amigas, nunca se le veía con algún chico. Eso no significaba que los niños no la admiran, todo lo contrario, pues además de lista ...
     era muy linda. Siempre iluminaba a quien sea con su sonrisa de muñequita, y trataba a todos con cariño, era muy difícil imaginar que le cayera mal a alguien. Siempre acostumbraba usar una cola de caballo que sostenía su cabello negro, y sus ojos celestes te hipnotizaba cuando los veias. Sin embargo, su mayor atributo era su físico, más exacto su busto. ¿Han escuchado aquella expresión que dice que los niños crecen rápido últimamente? Pues ella era la prueba viviente, bajo la blusa de botones que ella usaba de uniforme se guardaba un buen par de pechos. Fuera de broma, aquel par parecían más bien un par de naranjas ocultas, de esas grandes que caben en la mano. Tal vez no parezca mucho, pero en su pequeño cuerpo resaltan bastante, posiblemente sea por eso que los chicos temian hablar con ella. Toda la desventura empezó un día como cualquier otro durante la hora de receso, mis compañeros y yo nos encontrábamos en las canchas jugando una partida de soccer, la típica reta entre grupos. Yo me encontraba en posición defensiva cerca de nuestra portería. No era muy bueno, por eso no me dejaban más adelante, pero era algo agresivo a la hora de impedir el paso a los rivales. Nuestr marcador era de 2-2, y el balón estaba en la cancha contraria. En ese instante sonó el timbre de clases, y se dio el aviso de seguiríamos el encuentro mañana. Nuestra próxima clase era la de matemáticas, y nuestro maestro no toleraba retardos por lo que muchos corrieron a nuestro salon. Yo hice lo mismo, sin ...
«1234...»