1. Aprovechandome de la curiosidad 2


    Fecha: 06/02/2019, Categorías: Dominación Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    La segunda historia, mi segunda presa. Esta vez con mi una de mis favoritas. Martina, una chica trigueña, extrovertida, estudiosa, inteligente, artística y talentosa en una gran cantidad de aéreas. Pero su verdadero talento era siempre oprimido por sus padres. Sus padres fueron criados a la antigua y muy rara vez la dejaban salir sola, la mayoría de las veces que estaba en la calle tenía que estar acompañada por uno de los dos. Su madre era una controladora y su padre un ausente tratando de compensar. Siempre admire su optimismo, a pesar de que lo peor sucediera ella siempre tenía una linda sonrisa en su rostro. La razón que me forzó a ser su amiga cercana fueron las clases de educación física, siempre usando esos pantalones de Yoga súper apretados, y ella tenía un culo tan enorme que simplemente se destacaba, era demasiado difícil de mantenerme lejos de ese culo para que la tentación no me forzara a hacerle cosas en público. Luego de terminar de volver a mi querida Mara en una sumisa decidí buscar mi chance con Martina, ella era heterosexual hasta la muerte y lo había dejado en claro, pero una buena cogida siempre doblega lo más recto. Lo primero fue convencerla de que juntas haríamos un buen trabajo práctico que nos aseguraría una buena nota, lo segundo fue planear de qué forma poder reducirla. La solución fueron mis abuelos, mi abuela andaba con problemas de insomnio y el profesor le había recetado unas pastillas para dormir inofensivas, ahí estaba, mi boleto hacia mi ...
     querida trigueña. Tomar un par fue fácil, las suficientes para divertirme un rato y sin que mis abuelos lo supieran, Martina ya había quedado en venir sola, su madre confiaba mas en mi por ser una chica de buenas notas, grave error de su parte, yo ya había preparado la pastilla para disolverla en una de sus bebidas, junto con sogas, juguetitos y mordazas, esa tarde fue especial. Una vez servidas las bebidas y discutido nuestras ideas de cómo ordenar los textos ella comenzó a bostezar, poco a poco se recostó sobre mi hombro hasta estar completamente inconsciente, la admire un poco, tenía unas hermosas pestañas, unos labios naturales muy hermosos, un busto pequeño pero aun así lindo. Me hubiese gustado verla por más tiempo pero no tenía mucho tiempo, comenzó a desvestirla hasta dejarla solamente con el corpiño y una tanguita bastante erótica que traía, se las deje puestas para algo de juego previo. Aprovecharme de ella mientras dormía iba a ser aburrido, así que para matar el tiempo hasta que despertara comenzó a tomarle fotos bastantes eróticas y se las mande a mi querida esclava, Mara, para que las disfrutara un momento. Cuando despertó estaba furiosa y confundida, se movía violentamente sobre el sofá donde está atada, casi parecía que con su fuerza iba a romper las sogas, cuidadosamente acaricie su cabeza para relajarla pero ella quería arrancarme la mano en cuanto la acercara, cuando vi que no podía hacerlo por las buenas, comenzó por las malas. La forcé a ponerse boca abajo y ...
«12»