1. Mis comienzos


    Fecha: 08/02/2019, Categorías: Confesiones Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Esto que voy a contar, no lo sabe nada mas que la chica con la que ocurrio y yo. Todo empezo de la forma mas inusual, porque no nos conociamos de nada, pero nos presentaron unos amigos comunes, aunque tambien estaban al acecho otros amigos mios. De primeras, al verla, casi se me salen los ojos de las orbitas, por el escote que llevaba, aunque tampoco se veia tanta carne como luego descubri que habia debajo de esa ropa. Ella mide 1,60, pesa unos 53Kg una 90 de sujetador y una 40 de pantalón, y tiene unos ojos azules como el mar, preciosos, eso es lo que me cautivo de ella, sus ojos. Empezamos a salir y al cabo de un tiempo, relativamente corto, nos invitan a ir a casa de unos amigos, a lo que accedimos, sabiendo que esa noche podia ser nuestra noche, y asi fue. Para ser la primera vez, no nos enteramos de nada, los nervios, el miedo, la ignorancia, no se, el no saber. Mejor no lo cuento. La siguiente vez que nos quedamos solos fue en casa de mis padres, alli, yo me tenia que duchar y ella cuando yo estaba dentro, se metio conmigo. Mis padres estaban de vacaciones bastante lejos de aquí y mis hermanos eran pequeños y estaban con los abuelos. Una vez dentro de la ducha, nos empezamos a besar y a acariciar, realmente, apenas conociamos el cuerpo de la pareja, porque siempre habiamos estado en el coche y ahí no se puede estar todo lo bien que en casa. Los besos y las caricias dieron paso a besos cada vez mas apasionados y a caricias cada vez mas excitantes, tomándola yo por la ...
     espalda para poder acariciar y apretar esos pechos que tan loco me volvían y tanto le excitaba que acariciara. Ella mientras tanto, iba masturbándome y empezo a meter mi polla entre sus glúteos, con lo que me puse a mil. A pesar de estar a punto de reventar, aguante, porque tambien ella estaba muy caliente, yo la pellizcaba un pezon con una mano y con la otra estaba masajeando su clítoris, hasta que baje la mano del pecho y empece a jugar en la entrada de su rajita. Meti primero un dedo, luego otro y al final meti todos menos el pulgar, los meti tan dentro, que empezo a sangrar. Resulta que la primera y unica vez que lo habiamos hecho, no rompi el himen, con lo que la imagen de ella, sangrando por perder la virginidad, nos puso cachondisimos. Empece a meter y sacar los dedos con fuerza y velocidad y ella se corrio, fue lo mas bonito que habia visto en mi vida, ver su cara, desencajada de placer, su lengua lamiendo sus labios, sentir sus uñas en mi espalda, eso es para sentirlo. Cuando se calmo un poco, se agacho y me empezo a chupar la polla, cosa que tambien era la primera vez para los dos, hasta que me corri, de la manera mas brutal que me he corrido, ni en la mejor de mis pajas me he corrido igual que esa vez. No lo hice en su boca ni en su cara, me parecia muy fuerte y siempre pense que eso era de guarras, pero eso es otra historia que os contare otro dia. Cuando me corri, nos fuimos a mi habitación y alli, me ayudo a vestirme y yo le ayude a ella, pero al ver la ropa que se ...
«12»