1. Desfloramiento de mi hija


    Fecha: 10/02/2019, Categorías: Incesto, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Tengo una hermosa hija de 16 años, muy bella y bien desarrollada para su edad, por lo que luce mayor. Ella es rubia ceniza, ojos verdes, y un cuerpo perfecto y muy bien cuidado por los deportes. Maya, mi hija tenía una amiga en el pueblo donde tenemos nuestra casa de playa. Nancy es una chica morena de 18 o 19 años y muy bella. Ellas salían solas cada tarde como a las 2, y un día salí tras ellas. Tenía la sensación de que eran lesbianas. En efecto las ví hacerse el amor 4 veces esa tarde antes de volver. La visión era hermosa y me excitó mucho. Al 4to. día oí a Nancy decirle a Maya que ya estaba lista para ser desvirgada, partieron y las seguí. Este día se fueron a una quebrada solitaria y besandose con deseo se fueron desnudando. Maya yacía boca arriba sobre una roca, mientras Nancy la satisfacía oralmente. Maya tuvo 2 intensos orgasmos y entonces Nancy la beso en la boca y vendó sus ojos. De un matorral salió un hombre negro enorme, su pene estaba erecto y era muy grande y grueso. Se acercó a Maya y colocó su pene en los labios vaginales de Maya, mi hija levantó su pelvis y aquel hombre entró en su ...
    cuerpo de un empujón. Maya dio un gritico y se vino en un fuerte oegasmo, el negro la dejo disfrutarlo y empezó a moverse lujuriosa y sensualmente sobre ella. Nancy le estimulaba el clítorix y Maya tuvo dos nuevos orgasmos. En el último el hombre eyaculo dentro de ella. Aquel hombre poseyó a mi bella hija por todos sus agujeritos, dejando su semen en cada uno de ellos, y se fue luego de 5 horas. Al día siguiente Maya salió como de costumbre con Mary y la llevó a una playa solitaria, allí, después de hacerle el amor 3 veces, Nancy volvió a vendar a Maya y un nuevo negro la hizo suya varias veces. Esa noche confronté a Nancy esa noche y ella me sedujo. Terminé haciendole el amor 5 veces. Luego de 2 semanas Nancy me ofreció a mi propia hija para que la gozara. Sus gemidos eran de gran placer. Al terminar las vacaciones Maya estaba preñada, al igual que Nancy, pero mi hija no sabía quien era el padre de su hijo, mientras Nancy llevaba mi hijo en su vientre. Nos quedamos en el pueblo, donde mi hija es feliz siendo gozada por varios negros, y yo gozandome a esa jovencita morena que dará a luz a mi nuevo hijo.
«1»