1. Un encuentro casual


    Fecha: 10/02/2019, Categorías: Primera Vez Sexo Duro Autor: predatorgapes, Fuente: xHamster

    pecho, abrazándola y logrando una penetración mucho más profunda. Ella se deshacía bajo sus embestidas. Estaba cerca, muy cerca. Sin siquiera pensarlo llevó sus manos a sus pechos y se los estrujó, estirando sus pezones. Al ver esto él se excitó aún más y aumentó el ritmo de sus embestidas que ya eran salvajes. Laura no resistió más y estalló en un orgasmo arrollador. Sacudía violentamente su cuerpo mientras él aprisionaba con fuerza su pierna y la seguía penetrando sin piedad. Ella gritaba y gemía. Los espasmos de su cuerpo no disminuían, se sentía enloquecer ante tal explosión de placer.Tras unos segundos más, él soltó su pierna, salió de ella, la besó apasionadamente y la dio vuelta dejándola en cuatro patas. Presionó entre sus omóplatos y ella sin dudarlo, embriagada por los coletazos del orgasmo que acababa de experimentar, pegó su pecho a la cama. Él lamió su sexo en toda su extensión provocando una violenta sacudida en el cuerpo de Laura y sin esperar un segundo más volvió a penetrar hundiendo sus dedos en su cadera.- Ah, ¡sí! - gritó ella tirando la cadera hacia atrás, ofreciéndose más a él que inmediatamente la empezó a embestir duro y hasta el fondo. Ella presionaba rítmicamente los músculos de su vagina y el gruñía cosas inentendibles cada vez que ella lo hacía. Cada tanto una mano de él viajaba por su espalda, la tomaba de su hombro, marcando más fuerte sus embestidas. Después iba hasta su pecho y pellizcaba su pezón una y otra vez ...
     mientras no dejaba de penetrarla. Finalmente se instaló en su clítoris y empezó con un masaje demencial, en círculos, arriba y abajo y otra vez en círculos. Laura estaba otra vez al borde. Las contracciones involuntarias de su sexo se lo informaron a él que una vez más aumentó el ritmo de sus embestidas presionando el clítoris de ella. Tres, cuatro y a la quinta embestida ella explotó llorando y riendo a la vez.- Ah, sí, sí, sí.Dos segundos después Andrés se vació dentro de ella con un ronco y profundo - SíClavó los dedos en su cadera y se detuvo por completo dentro de ella hasta que su cuerpo dejó de temblar. Salió y ella se desplomó en la cama, exhausta, rendida. Él se quitó el preservativo, le hizo un nudo y lo tiró a un lado de la cama. Suavemente la dio vuelta, descendió hasta su sexo y la besó delicadamente, bebiendo la excitación que su cuerpo no podía contener. Ella se sacudió lánguidamente sin abrir los ojos pero con una sonrisa pintada en su rostro y la más absoluta cara de paz. Él abandonó su sexo y subió cubriéndola de diminutos besos por su panza, sus pechos, sus pezones, su cuello y finalmente sus labios que abrazó con los suyos envolviéndola con una mano desde su nuca.- ¿Cómo estuvo? - le susurró al oído- Mmm. Demasiado bueno.Él se sonrió contra su cuello. La puso de lado y se pegó a su cuerpo, desnudos ambos.- Descansa preciosa.Y así se durmieron, fundidos en un abrazo después de la arrolladora pasión que los convirtió en un sólo ser. 
«12...6789»