1. Adriana, en una mañana lluviosa


    Fecha: 11/02/2019, Categorías: Erotismo y Amor, Confesiones, Autor: Gabriel351, Fuente: CuentoRelatos

    Era lunes, por un desperfecto en mi auto lo había dejado en el taller así que estaría dos días sin él, estaba charlando con el diariero esperando el colectivo, cuando apareció una morocha que casi me dejó sin habla, lo saludo con un beso en la mejilla charlamos un poquito entre los 3 y salimos corriendo rumbo a la parada porque ambos viajábamos en el mismo, ella fue al fondo y yo al lado suyo, el colectivo venia vacío pero sin asientos libres, enseguida se despejo uno y yo se lo cedi… por suerte siguió la charla, 5 minutos después ambos estábamos sentados juntos, estaba obnubilado por ella debía media 1,70 delgada pero de cuerpo curvilíneo, de piel morocha, ojos negros de mirada dulce, con una sonrisa muy seductora de cabello largo hasta más allá de la mitad de su espalda, enrulado y de color castaño oscuro. Su nombre era Adriana, tenía 18 años, y trabajaba como personal de limpieza en una importante empresa, ella se bajaba 2 cuadras antes que yo, así que me baje junto a ella y la acompañe hasta su trabajo, los horarios de salida de ambos no coincidían ella salía un par de horas antes que yo, nos despedimos con un beso en la mejilla. La historia se repitió al día siguiente y cuando íbamos le dije que yo al día siguiente estaría con el auto, así que si ella aceptaba podíamos ir juntos… ella acepto la propuesta, nos pasamos los celulares por si algo ocurría y así nos vimos el miércoles y el jueves, como llegábamos más temprano nos tomábamos un tiempito para compartir un café ...
    juntos. El viernes le iba a proponer salir juntos el sábado, ella hacia dos semanas había terminado un noviazgo algo conflictivo y no se podía dejar al alcance de los lobos un bebe tan dulce y tierno. El viernes una media hora antes de vernos para ir al laburo se largó una lluvia muy copiosa, estaba por bajar para ir a encontrarme con ella, cuando sonó mi celular, era Adriana y dijo: A- Gaby, no me esperes, estoy en la guardia del hospital, me torcí un pie estoy empapada y llame a mi trabajo para decir que no iba a ir, así que ándate solo G- Donde estás? A- En el hospital de la otra cuadra G- Bueno ya salgo para allá A-No, no hace falta… No la deje terminar la frase le dije que en dos minutos estaba allí. Llegue justo cuando la hacían pasar, la doctora dijo que tenía un esguince de tobillo, le receto unas pastillas, reposo y que usase una venda elástica. Salimos yo la tome por la cintura y sentí estremecerme cuando lo hice, ella estaba empapada, así que le dije de ir a casa pegarse una caliente porque además estaba tiritando de frio. Adriana estaba preocupada por mi trabajo pero le dije que yo tenía varios días que ellos me debían así que no tenía problemas para quedarme a cuidarla. Ese día Adri se había vestido más sexy, llevaba un camperón negro ajustado con cierre pero largo por debajo de su cola que dejaba insinuar una cinturita pequeña y unas caderas amplias aunque no podía ver su cola suponía que serían más que tentadoras, llevaba además unos jeans azules apretados a sus ...
«1234»