1. Adriana, en una mañana lluviosa


    Fecha: 11/02/2019, Categorías: Erotismo y Amor Confesiones Autor: Gabriel351, Fuente: CuentoRelatos

    piernas y unas botitas marrón claro de tacos muy altos. Le di una salida de baño para que se cambiase la ropa y encendí la estufa para que pudiese poner a secar su ropa, mientras esto sucedía, yo llame a mi trabajo para avisar que había tenido un percance y que no iría a laburar. Mientras ella se duchaba yo fui hasta la farmacia a comprar la medicación. Cuando llegue ella estaba frente al hogar calentándose, ya había colgado la ropa sobre ella para que se secase, ella tenía mi salida de baño que le quedaba muy bonita pero muy grande, le llegaba a los tobillos las mangas estaban arremangadas y también podía observarse el tamaño excesivo para su cuerpo en la cintura. Fui a calentarle café más unas facturas antes de tomarse la pastilla, ya que debía hacerlo con el estómago lleno de acuerdo a las recomendaciones médicas. Volví, nos sentamos en la mesa del comedor, ella llamó a su casa dijo lo que le había pasado y que estaba en casa de una amiga y que después la volvería a llamar. G- Ah bueno así que soy una amiga? A- Si le decía dónde estaba iba a hinchar con sus recomendaciones, que me cuide, que la llame, que te voy a buscar, como si yo a esta altura no pudiese cuidarme sola, además estoy con vos y ya me demostraste sobradamente que sos maravilloso, lo que hiciste por mí hoy así lo demuestra. G- Hice lo que sentía, nos conocemos apenas hace cinco días pero sos una mina maravillosa, sos dulce y tierna, me siento muy bien a tu lado y además de eso sos muy bonita, todo eso te ...
     convierte en irresistible A- Guau… no estoy acostumbrada a recibir tantos piropos juntos. G- yo no tengo la culpa que vos caminando te cruces a muchos ciegos. No la deje responder y dije: G- Bueno ahora a tomar la pastilla y a ponerte la venda elástica Luego de tomar la pastilla dije: G- La venda te la pones vos? A- No sé cómo se pone La hice sentar en el sillón y apoyar su pierna esguinzada sobre un puff, yo me senté en el piso y empecé a vendarle el tobillo, seguí las recomendaciones del médico que recomendó que el mismo no estuviese muy ajustado de forma que la inflamación del pie no la lastimase, pero a medida que mi mano tomaba contacto con su piel sentía que mi cuerpo se estremecía al sentir su piel suave y tersa Fui a llevar las cosas del mate cuando volví Adriana estaba nuevamente frente al hogar, con evidentes signos de frio, estaba hermosa, el contraste de su piel morena con el blanco de la salida de baño era sensual, su cabello largo y ensortijado de color castaño oscuro, su carita de rasgos delicados y muy bonitos, sus ojos oscuros de tierna mirada y su sonrisa seductora me enloquecía. Me acerque a ella y dije. G- Voy a dejar de usar esta salida de baño A- Porque? G- Y porque sería un pecado lavarla, desaparecería el aroma de tu piel si lo hiciese. A- Yo soy la única que la uso? G- Por supuesto. Lleve mis manos a su cintura, la tome suavemente, acerque mis labios a los suyos y nos dimos un pequeño pico, su labios eran dulces como miel, ella paso sus manos por mi ...