1. La cesta de bragas sucias...


    Fecha: 08/03/2019, Categorías: Fetichismo Masturbación Autor: alfredofsr, Fuente: xHamster

    Hoy voy a contar la primera vez que sentí una gran excitación al oler una braga usada... Mi nuevo fetichismo. Mi mujer, como siempre, me mandó a hacer recado a la salida del trabajo.- Antes de venir a casa, ¿por qué no te acercas a casa de mi amiga María para recoger unas cosas que me tiene que dar?- ¿Por qué no vas tú? ¡Salgo del trabajo y quiero volver a casa!- ¡Pero si es sólo un momento!- ¡No! Tu amiga María luego se queda hablando y yo no tengo ganas de hablar.- ¡Yo no puedo ir! ¡Para un favor que te pido y mira! ¡El trabajito que te cuesta ir dos segundos a casa de mi amiga a recoger una bolsa! (bla bla bla)- Vale, voy.Maldita mujer. Quién me mandó a casarme con ella. Siempre en las mismas. El caso es que salí del trabajo, y lo que yo quería era tumbarme en mi sofá y tomarme una cervecita viendo la televisión... Pero tenía que ir a casa de la maruja de su amiga. La pobre me resultaba tan estúpida...- ¿Si?- María, soy Juan. Vengo a recoger la bolsa de mi mujer.-Sube, sube. Te dejo la puerta abierta que estoy en la ducha. Espérame y ya salgo.Y encima tenía que esperar a que saliera de la ducha. Maldita sea.Al entrar a casa de María, un olor a rosas impregnó mi nariz. Observé su casa y me senté en el sofá a esperarla, deseando que no tardase mucho. Me detuve mientras a observar su casa. Todo en orden, no como en mi casa, que mi mujer no hace nada. Había una cesta marrón de gran tamaño oscura al lado de la televisión. Creo que es lo más extraño que había dentro del orden de ...
     su casa, ¿qué hace una cesta marrón al lado de a televisión?, me pregunté. Intenté no abrirla, pero soy demasiado curioso, así que la abrí.Al abrirla me excité. Estaba llena de braguitas, para todos los gustos: braguitas de culotte, brasileñas, braguitas grandes que tapan todo el culo, braguitas de todos los colores: rosas, rojas, azules, moradas, amarillas, de corazones, de mariposas.... Pero lo que más me llamó la atención fue el olor que entró en mi nariz nada más abrir la cesta. Adiós olor a rosas ¡Esas braguitas estaban usadas y sin lavar! Estaba completamente empalmado. La estúpida de la amiga de mi mujer era una cochina, una guarra ¿Para qué quería una cesta con tantas bragas usadas y sin limpiar? Me acerqué a la cesta para oler bien el olor. Bfff, qué cachondo me puse.Me detuve para mirar si María no había salido del baño y me atreví a sacar algunas braguitas. Había algunas que olían más que otras. Me puse a mirarlas, a olerlas, a imaginarme a María con ellas puestas. Me las empecé a meter en la boca y empecé a lamer la parte en la que olía más. Algunas estaban manchadas; tenían flujo. Me excité todavía más. Chupé sin parar el flujo de esas braguitas. De repente, me dieron ganas de comerle el coñito a María. Tenían un olor bien rico esas braguitas; tan rico como debía estar su coñito. Empecé a pajearme y a pasarme las braguitas por mi polla. Cogía una, y otra, y otra, y me pajeaba con ellas, hasta que me corrí dentro de la cesta con sus braguitas.- ¿Pero qué haces? ¡ ...
«12»