1. Camino a un nuevo gangbang


    Fecha: 10/03/2019, Categorías: Sexo con Maduras Voyerismo Tabú Autor: Anitaslut44, Fuente: xHamster

    Camino a un nuevo gangbangEl mecánico tardó un par de semanas en reaparecer. Mientras tanto Anita se había calmado bastante, nuestras relaciones retomaron un ritmo más o menos normal, cogíamos casi todas las noches, pero ella seguía negándome su precioso y redondo culo, siempre diciendo que solamente era propiedad de ese hijo de puta de mi amigo.Un sábado por la mañana mi dulce mujercita recibió un llamado suyo, pidiendo que esa noche fuéramos a su casa después de la cena, tenía una sorpresa para nosotros.Ana por supuesto estuvo excitada todo el día, pensando que iba a experimentar una buena sesión de sexo, vaya uno a saber con quiénes o con cuántos al mismo tiempo.Antes de cenar se preparó para la salida. Eligió un vestido corto de color verde oscuro, con un profundo escote delantero, pero que además le dejaba la espalda casi desnuda, hasta el borde de la cola. Por supuesto no iba a llevar bombacha y sus largas piernas se veían espectaculares gracias a unos zapatos altos de taco aguja…La pija se me endureció solamente con verla. Le pedí que no me dejara así de caliente, seguramente más tarde yo solamente sería testigo de cómo ese turro de Ricardo y sus amigotes la cogían sin que yo pudiera ni siquiera abrir la boca.Se rio a carcajadas y me ató las manos al respaldo de la silla, diciendo que no podría tocarla. Luego se alejó un poco al centro de la sala, hizo unos movimientos ondulantes con sus caderas que me terminaron de envergar al máximo y finalmente fue acercándose ...
     felinamente a mí.Puso una pierna a cada lado de mi cintura y fue descendiendo muy despacio, mientras se aferraba a mi nuca con las dos manos y me sostenía la mirada, una tremenda mirada de puta en sus hermosos ojos.Pude sentir sus labios vaginales rozando mi pija bien erecta, pero la muy turra subía y bajaba sin metérsela adentro… me hacía sufrir a lo loco, sentía que iba a explotar sin poder penetrarla. Finalmente hizo un movimiento distinto y se empaló hasta el fondo sobre mi verga. Gimió bien profundo, hacía mucho tiempo que no la notaba tan caliente y excitada a mi dulce mujercita. Comenzó a balancearse y yo sentía que en cualquier momento iba a acabar dentro de ella, dentro de esa húmeda concha…Cuando estaba a punto de estallar en un orgasmo increíble, Ana se levantó y se salió, poniéndose en cuclillas frente a mi pija bien tiesa. La engulló furiosamente y me dio la mejor chupada en años. Por supuesto acabé en su boca y se tragó toda mi leche.Me limpió la verga todavía endurecida y me dijo simplemente: “cochino”.Luego se encerró en el baño y se masturbó, jadeando bien fuerte para que no me quedaran dudas de lo que estaba haciendo. Me dejó maniatado a la silla un buen rato más, mientras ella se paseaba desnuda por la sala, contoneando sus caderas y mostrándome sus labios vaginales abiertos y humedecidos…Después de cenar nos dirigimos a la casa de Ricardo, un lindo chalet de dos plantas cercano a nuestra casa. Fuimos caminando y no podía soportar las miradas que todos los tipos ...
«12»