1. La amiga de mi ex


    Fecha: 14/03/2019, Categorías: Hetero Autor: fcolop, Fuente: CuentoRelatos

    llevo poco más de un mes de no tener relaciones sexuales, ella no sé cuánto, pero los dos estamos ardiendo, yo con mi pene bien erecto y duro, ella se le nota su excitación en sus pezones, los tiene duros, erectos también, comienzo a quitarle la ropa que ya está casi fuera, yo me bajo los pants que me había puesto, y dejo a su mirada atónita mi pene, lo ve, se remoja los labios, y lo toma entre sus manos, comienza a apretarlo y con cada apretón que da, se tensa más, ya no puedo aguantar más, la acuesto sobre la cama, le abro las piernas y coloco mi pene en la entrada de su vagina, con mi mano lo subo y bajo a todo lo largo de sus labios, pronto se comerá todo, suavemente presiono y sus labios apenas se abren y la punta de mi pene penetra un poco, gime, sabe lo que le espera y lo desea, es agradable ver la cara de la pareja cuando está entrando el pene, sigo empujando hasta que está completamente dentro, comienza a moverse, quiere sentirlo, gozarlo, lo que hago es casi sacarlo hasta que la punta casi sale, y lo vuelvo a meter, pero ahora ya no despacio sino fuertemente de un solo empujón lo meto todo, repito la operación y ella gime de placer, le gusto, cuando lo vuelvo a hacer, me agarra de las nalgas y me jala hacia ella, quiere sentirlo con más fuerza, su cuerpo vibra y comienza a tener un orgasmo, si hay ...
     algo que me vuelve loco de placer es ver a mi pareja tener un orgasmo, no aguanto más y yo también descargo todo mi semen, siento como corre a través de todo lo largo de mi pene, hasta salir, una y otra vez, parece interminable, cambiamos ahora de posición, yo acostado boca arriba, ella sobre mí, se alza sobre sus piernas y se deja caer suavemente sobre mi pene, introduciéndoselo todo, a mí me encanta esta posición, porque me permite chuparle los senos cómodamente mientras le introduzco todo mi pene, comienza a cabalgar cada vez con más fuerza, hasta que vuelve a tener una serie de orgasmos, y me hace venirme de nuevo, agotados por todo el ajetreo del día y esta sesión de sexo, nos quedamos dormidos acariciándonos mutuamente, al día siguiente por la mañana nos bañamos y nos vamos a nadar nuevamente, ya que hay que volver a la Ciudad de México. Después de esa vez tuvimos muchos momentos más, me gustaba mucho porque era una mujer muy excitable, apenas la comenzaba a tocar y si me dirigía a su vagina, ya estaba húmeda, por cuestiones que no vienen al caso, tuvimos que separarnos, hace algunos años la volví a ver, ya estaba casada, con dos niños, sin embargo, me pidió que le hiciera el amor, y lo volvimos a hacer, fue extraordinario, ya no la he vuelto a ver, pero sé que no me olvidara como yo tampoco lo haré. 
«12»