1. Nuevo trío con Nami y Robin.


    Fecha: 22/03/2019, Categorías: Anal Masturbación Voyerismo Autor: yyoy2, Fuente: xHamster

    Mis ojos no podían creer lo que veían. A través de la puerta, a escondidas, podía ver como Nami estaba echada sobre la cama, totalmente abierta de piernas y frotándose el coño con un enorme dildo. Estaba ya totalmente desnuda. Sus grandes pechos eran preciosos, y sus pezones estaban ya duros, parece que ardía en ganas de comenzar a gozar. Tenía su largo pelo suelto y totalmente extendido sobre la cama y sus ojos estaban cerrados. Su brazo izquierdo lo tenía hacia arriba, por encima de su cabeza, echado sobre la cama, totalmente relajado. Con su mano derecha balanceaba el dildo suavemente hacia arriba y hacia abajo sobre su dulce coñito. Parece que había llegado a tiempo de ver a Nami comenzar a masturbarse. Sabía que si me pillaba me caería una buena, pero no podía dejar de observar aquella preciosa escena. Ella seguía moviendo el dildo por encima de su coño, golpeándolo de vez en cuando con suavidad. No pude evitar que mi polla se pusiera dura al instante al imaginarme hanciéndole eso. Fue mi reacción al pensar en como sería poder sentir en mi miembro su pelirrojo coño aún cerradito. De vez en cuando lanzaba un suave suspiro y con su mano izquierda se agarró uno de sus pechos, apretándolo ligeramente. Dios, quien pudiera hundir las manos en esas enormes y esponjosas tetas, simplemente no podía dejar de mirar. Nami separó más aún sus muslos y, por fin, comenzó a meterse el dildo. Sólo metía la punta, era demasiado grande y parece que quería empezar poco a poco. Un dulce ...
     "ahh..." surgió de sus labios, al tiempo que doblaba sus rodillas un poco más. Metía y sacaba depacio pero sin parar la punta de su juguete y su coño cada vez estaba más por la labor de alojarlo en su interior. Parece que poco a poco se abría con más facilidad y comenzaba a poder meter más parte de aquel juguetito. Cuanto más entraba más separaba Nami sus piernas, con el fin de abrir su coñito lo más posible. Colocó sus pies sobre la cama, con las piernas flexionadas, en una escena de placer. Cada vez suspiraba más fuerte y a veces podían escucharse pequeños gemidos saliendo de su boca. Continuó metiéndose el dildo, cada vez a mayor velocidad, y parece que ya entraba casi en su totalidad. Pude ver como brillaba ligeramente, seguramente estaba totalmente empapado de los jugos del chocho de Nami. De pronto, se lo sacó y comenzó a deslizarlo despacio por su vientre hasta llegar a sus pechos. Sin dudarlo un momento, colocó el juguete entre sus tetas y apretó éstas con sus manos. Era tan largo que, aun estando entre sus enormes tetas, sobresalía por arriba y le llegaba casi hasta la boca. Comenzó a moverlo arriba y abajo con una mano, mientras con la otra agarraba sus tetas, sin dejar que el dildo se saliera de aquel maravilloso lugar. Se deslizaba perfectamente gracias a lo mojado que estaba ya e incluso podía escucharse los sonidos de sus jugos entre sus tetas. Nami abrió ligeramente sus ojos, y al ver que la punta del dildo llegaba casi hasta sus labios, no lo dudó un instante. ...
«1234...12»