1. Chantaje a mi puta perra I


    Fecha: 10/04/2019, Categorías: Dominación No Consentido Autor: sireleo, Fuente: CuentoRelatos

    Este relato es totalmente irreal e inventado. Hace ya casi tres años y a través de esta página de relatos, conocí a una mujer, de 53 años, 1,73, morena, muy morena, ojos expresivos, boca suave y carnosa, tetas no grandes pero si preciosas y algo caídas, debido a la edad, y un culo, un culo que no hay quien no se vuelva cuando pasa, pero sobretodo clase mucha clase. Pues bien como ya he dicho la conocí gracias a la página de relatos, un día de Septiembre me envió un correo; “Hola Sireleo. Me llamo Isabel, tengo 53 años, soy de Madrid y estoy casada. Por motivos de trabajo, hace un año tuve que leer bastante del mundo del BDSM, del cual era una inculta, y a lo tonto, descubrí tus relatos primeros, los cuales me encantaron, me alegro que hayas continuado. En todo este año, he descubierto que este mundo me fascina, de verdad. Espero que sigas escribiendo más relatos.” Luego estuvimos un tiempo intercambiando correos y hablando por messenger, donde le demostré y le hice descubrir que ella era y es una PUTA PERRA, por lo que por fin quedamos en Madrid. Ella es de Alicante, cosa que no supe hasta que la conocí, pero sus compromisos laborales la hacen viajar mucho a Madrid, por lo que el primer encuentro fui en Madrid, en el hotel VIP Recoletos. Entre en el VIP Recoletos, y allí estaba ella, en recepción cogiendo la habitación, me acerque y como si la conociera de siempre, me presente y le di dos besos. Recogió la llave y juntos nos dirigimos al ascensor, y conforme se cerró la ...
     puerta, la cogí por detrás, le bese el cuello, la apreté a mí, y lo vi, vi su cara reflejada en el espejo, y lo que vi me gusto, vi a alguien que lo necesitaba, que era sumisa, y vi su cara de PERRA, y lo que más me excito fue que ella también lo vio, se vio reflejada en el espejo y en ese momento supo lo que era, UNA PUTA PERRA. A partir de ese día y a pesar de la distancia, pues si ella es de Alicante yo soy de Granada, casi todos los meses nos veíamos un par días, donde yo la hacía feliz pues en ese momento ella era tal y como desea, una PERRA a la que le gusta ser humillada, usada, andar a cuatro patas, ser atada, y que le recuerden lo PUTA que es, aunque siempre decía que no le gustaba, pero su respiración, su mirada y la humedad de su coño decían lo contrario, lo mismo le pasaba con los azotes, porque aunque decía que no, llego a correrse mientras lo hacía. Pero paso algo que no esperaba, algo que creía imposible, y es que me enamore de ella, tanto que dolía, pero de lo que no me arrepentiré jamás. Y metí la pata, como escritor de relatos que soy, mezcle fantasía con realidad, pero no había mala intención por mi parte, pues cuando le relataba pasajes de mi vida, ella se excitaba y disfrutaba como la PUTA PERRA que es. Hasta que llego el día que le descubrí todo, pienso que tense mucho la cuerda, pero fue suficiente para que ella quisiera terminar la relación. La verdad me lo gane a pulso, pero eso ahora es lo de menos, pues yo no estaba dispuesto a dejarla escapar, ya que ...
«1234...»