1. Las vacaciones en el valle de Parabachasca II


    Fecha: 11/04/2019, Categorías: Fetichismo Masturbación Tabú Autor: marcelalita, Fuente: xHamster

    Ya les conté como y porqué llegué a ese lugar alejado de todo. A una noche tórrida y apasionada con dos compañeras de cuarto vienteañeras, se sucedió una mañana donde la cigarra anunciaba otra calurosa jornada, de mucho sol. El rio nos daba a las tres un poco de solaz y refresco cuando llegó la dueña de la casa.En poco tiempo las tres cubrimos nuestros cuerpos con nuestras tangas y ella se fue acercando. Nos traía café y pan como improvisado desayuno. Las cuatro reunidas comenzamos un largo coloquio. La dueña de unos sesenta años nos contó que ella y su esposa, profesores retirados habían elegido ese lugar como alternativa de vida, su esposo había tenido stress y le habían aconsejado alejarse de todo. Esa vida, algo precaria y alejada, les daba satisfacción aunque no dejaban de añorar cierta comodidad urbana, que en la medida de sus posibilidades iban obteniendo. El alquiler y alojamiento era para eso.Su esposo había viajado por una semana a Córdoba Capital para arreglar temas administrativos por la poda de un monte, cosa que le daría dinero para, entre otras cosas, tener un mejor generador de electricidad.Nosotras le comentamos de nuestras vidas y quedamos en vernos a la hora de almorzar,ella dijo que nos convocaría con el toque de una campana.El calor golpeaba y sólo nos dejamos soleras o pareos que poco disimulaban nuestras desnudeces. Luego de un frugal almuerzo y una siesta, descubrimos que el sol seguía apretando y sólo en el rio estaríamos comodidad, y ahí fuimos las ...
     cuatro.Yo decidí hacer toples, y mis compañeras de cuarto me siguieron de inmediato, la dueña de casa se metió al agua y se desnudó, aprovechando la corriente para darse un baño de jabón y champú, a la vez de lavar sus ropas. De vez en cuando sobresalían del agua sus tungentes pechos, que a sus sesenta años, o más , estaban muy firmes. En mayor o menor medida nos sumamos las tres, en una danza de baño, erótica y mutua.Así salíamos y entrábamos del agua y hasta una se depiló el pubis. La tarde caía y decidimos ir a la casa. Llegamos a ella, y el calor era tal que la transpiración hacía que pareciera que no nos hubíeramos bañado.Ya de noche quedamos en el porche,o galería estilo español, los ladrillos del mismo eran una invitación para estar descalzas, el calor nos invitada a estar con la menor ropa posible, ya así las cuatro compartimos la mesa.Sin radio, ni tv, a la luz de faroles de querosén compartimos un grato momento, donde desnudamos nuestro pasado.La dueña de casa en un momento nos trajo los dibujos que hacía, así descubrimos el cuerpo añoso y desnudo de su esposo, o de algunos huéspedes que habían pasado por ahí. Una de mis compañeras de cuarto también dibujaba y así se nos ocurrió, como para pasar el tiempo que nos dibujaran.La dueña de casa trajo dos caballetes, uno para ella, otro para una de las huéspedes y "manos a la obra".Me coloqué sobre una silla, la otra chica que hizo de modelo, se sentó a mi lado mientras buscábamos una pose,_ desnudas chicas!!!!!!!!dijo la ...
«12»