1. Después de más de dos años con mi EX


    Fecha: 15/05/2019, Categorías: Anal Sexo con Maduras Autor: MD1957, Fuente: xHamster

    En mi primer relato cuento sin dar detalles que me divorcié en enero de 2010, había pasado por alto muchas infidelidades de Jesús (aquí nombre ficticio de mi ex-marido) e incluso tenía más que fundadas sospechas de que ocasionalmente tenía sexo con hombres también, no obstante fue él quien decidió acabar con nuestro matrimonio al estar manteniendo una relación con otra mujer que luego no llegó a consolidarse.En octubre de 2012 se casaba el hijo de una hermana suya que a su vez es nuestro ahijado y naturalmente yo estaba invitada a la boda. Jesús se puso en contacto conmigo y a pesar de que hacía casi dos años que no teníamos relación alguna me propuso que asistiéramos juntos a la ceremonia y también él se encargó de reservar mi habitación en el Hotel Meliá Princesa, el mismo en el que se iba a alojar él.Conociéndole bien acepté con la plena convicción de que la víspera de la ceremonia me invitaría a salir y con toda probabilidad iba a proponerme tener sexo; en algo más de dos años había conocido íntimamente a cerca de doscientas personas, hombres y mujeres, y sexualmente había experimentado casi de todo. Como pareja de sexo ya no me apetecía estar con él pero sin embargo, me superaba imaginar su reacción y como se iba a torturar cuando tuviéramos una sesión de sexo tal y como lo disfruto ahora, imaginaba las preguntas que me haría, las que por amor propio no se atrevería a hacerme y las que se haría así mismo. Imaginar esto me excitaba más que una noche de sexo con Carlos ...
     y uno de sus amigos.Fuimos a Madrid en su coche, a las siete de la tarde del 19 de octubre de ese año llegamos al hotel. Pasó a recogerme a mi habitación a las ocho para invitarme a cenar y tomar después una copa. Su cara era un poema cuando le dije que había quedado con un amigo y no sabía el tiempo que estaría fuera, si acaso luego tomaríamos la copa en el bar del hotel pero no le precisé la hora a la que iba a llegar. Realmente en aquella época no conocía a nadie en Madrid y no tenía ninguna cita, pero cuando le hice pasar a mi habitación ya estaba maquillada de un modo algo exagerado y me había preocupado de que pudiera ver que llevaba una opa interior sexy con ligueros incluidos. Leí en su cara que deseaba preguntarme con quien había quedado, pero supo contenerse.En realidad di un paseo por Madrid y luego cené tranquilamente, sola, y tome un café en una terraza de la Plaza Mayor; a las doce entraba en el hotel y le vi en la cafetería vigilando la puerta de entrada. Aparenté no haberle visto pero se acercó a mi cuando iba camino del ascensor. Acepté tomar una copa con él y nos sentamos en una mesa. Las preguntas normales, que tal la tarde, si lo había pasado bien.... etc, etc. leía en su cara que deseaba preguntarme si había estado en la cama con mi supuesto amigo pero se contenía; de forma sutil se atrevió finalmente. Trataba de llevar la conversación al tema de las relaciones de pareja y el sexo, me habló, no sé si siendo sincero, de sus ligues y novias ocasionales ...
«1234»