1. Dejemos la hipocresía y digamos lo que nos gusta.


    Fecha: 11/07/2019, Categorías: Incesto Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Hola amigos, esta es mi historia, y espero me dejen sus comentarios. Hola a todos, muy a menudo leo en estas paginas que hay mujeres como yo que les gusta el sexo, se han acostado con sus yernos u otros familiares y después quieren pasar por ser mujeres que no rompen un plato, pero lo que justamente no soporto es esa hipocresía. Yo soy venezolana, nacionalizada española, tengo 52 años, me llamo Dora, pero me dicen Dorita, casada, madre de dos hermosas hijas, una la tuve con otro pareja cuando tenía 16 años, y la menor ya viviendo acá en España con mi esposo. Desde que tengo uso de razón creo, siempre me gustó la verga, me gustó cachar, sentir una buena verga en mi boca, mamarla hasta hacer que se escurra y tragar toda esa delicia de leche. A los 15 años, en Venezuela, una vez que nos fuimos de camping, mi tío, el hermano de mi padre recuerdo que me rompió la cola, mi virginidad la perdí con un señor de donde vivíamos cuando tenía 12 años, ese señor tendría unos 58 o 60 años, no recuerdo bien, pero si me acuerdo como me cacho, le he mamado la verga a todos mis primos, y lo reconozco, me gusta cachar, me gusta la verga y no me avergüenzo de eso. Mi hija mayor es casada y tiene un hijo de 15 años, cache con su marido, le mame la verga a su hijo, al novio de mi hija menor también compartí cama con él, no lo ando publicando en las revistas, pero si que cacho con quien puedo y no me hago la santa, con mi marido también cacho, me he acostado con mi suegro y mis dos cuñados y es ...
     como que todos mantenemos un pacto de silencio sin haber dicho nada, pero siempre que tengo oportunidad estoy en la cama con alguien. Me gusta sentir como me meten la verga por la cola, como me cachan el ano, sentir como cuando la estoy mamando se hincha la verga en mi boca y recibo esa delicia de leche y la trago con mucho placer, me gusta y por mi que piensen lo que quieran. A mi nieto lo encontré por casualidad masturbándose en su habitación, y le mame su verga su verga hasta que se escurrió en mi boca, con mi yerno, cada vez que se pelea con mi hija, viene y cachamos, ya que mi hija como castigo, por decirlo de una manera, no se deja cachar, y él se cacha a su suegra, se la he comido por la cola, por la cuca, me ha llenado la boca de leche un sin fin de veces. Mi suegro una vez estuvo internado, no recuerdo porque, y yo a la noche cuando lo cuidaba, metía mi cabeza debajo se sus sábanas y le mamaba la verga hasta hacer que se escurra y me tragaba toda su leche. Pero que pasa, yo tengo el coraje de reconocer que me gusta cachar, que no me importa si es familia directa o indirecta, si tuviera que hacer un trío con alguna de mis hijas lo haría, mamaría su cuca hasta hacer que se corra en mi boca y no sentiría ningún remordimiento, o si mi marido se cacha a alguna de las chicas, no lo vería para nada mal, el sexo es así, hay que vivirlo, hay que disfrutarlo, pero libre, sin hipocresías, sin ser diablo disfrazada de santa. Cuantas mujeres hay que miran a su yerno o a sus cuñados ...
«123»