1. Todo mi cuerpo y mi mente (La cena)


    Fecha: 04/08/2019, Categorías: BDSM Fetichismo Voyerismo Autor: babidy, Fuente: xHamster

    digo de pedir la comida y dice que viene el otro chico a recoger el pedido.- Suéltate otro botón.- Te digo mientras esperamos.- ¿¿Más??Te miro serio, no me gusta que repliques mis deseos.- Sí, pero no ahora, mientras nos tomen nota.Bajas la mirada, has entendido que tu queja ha provocado que ahora lo tengas que hacer delante de alguien. Llaman de nuevo a la puerta y entra el camarero, veo su mirada buscar tu coño y su sonrisa al encontrarlo. Pido lo que vamos a comer, però no veo que te desabroches.- ¿Tu quieres algo más Alicia?El camarero gira su cabeza para atender tu petición y entonces desabrochas el botón mientras niegas con la cabeza.- Es todo, gracias.- Gracias a usted señor.Entiendo sus palabras y sonrío. Ya con la puerta cerrada te pido que me cuentes como te sientes, que has sentido en estas horas en el hotel y si estás dispuesta a más.- Es el mejor día de mi vida. Quiero todo lo que quieras darme Amo.Tu respuesta es escueta, pero veo en tus ojos la sinceridad y que realmente no puedes expresar lo que pasa en tu cuerpo y tu cabeza. El ser esclava te ha liberado, te sientes excitada, entregada y agradecida por como te hago sentir.- Estoy en el cielo contigo.Cenamos dejando nuestros roles a un lado, tranquilamente, y te relajas, te olvidas de todo, incluso de tu ropa y en cada movimiento me enseñas una parte de tu cuerpo sin reparo. Al terminar te aviso que voy a llamar al camarero y te das cuenta que tu falda ya no tapa nada mientras pulso el botón.- Mierda.- Te ...
     arreglas deprisa mientras se abre la puerta.Pedimos el postre y yo pido un poco de sake también. Mientras esperamos vuelvo a entrar en el juego- Mastúrbate.- ¿Que?- Mastúrbate, no quiero que pares hasta que nos vayamos. Sin correrte.- ¡Uf!Tu mano se cuela bajo la falda y empiezas a acariciarte. Tu respiración se agita, te tocas con ganas, quieres hacerme feliz.Llega el postre, tu mano baja el ritmo pero no se retira. El camarero sabe lo que estás haciendo y no deja de mirarte descaradamente, ya no lo importa.- Ahora traen el sake.Supongo que todos quieren verte, un nuevo camarero aparece con el sake y nos sirve, lentamente. No es la primera vez que voy a este restaurante y se que nunca te sirven, pero es una buena excusa para seguir viéndote, lo reconozco. Tomas el postre sin retirar la mano que estimula tu clítoris sin parar. Cuando terminamos, antes de pagar, hago que me acerques los dedos y compruebo que realmente estás muy mojada, lo has hecho bien.- Nos vamos a ir ya. Ahora al salir, te sentarás y te pondrás los zapatos con las piernas bien abiertas, que todo el restaurante vea lo mojada que estás.-Sí amo.Abro la puerta, te ayudo a bajar del tatami y te sientas en él, abres las piernas y te inclinas a la derecha para ponerte un zapato. Luego a la izquierda para el otro. Te ayudo a levantar y vuelves a recorrer el restaurante hacia la salida, andando delante mío y contoneándote sin pudor, sin que te lo haya pedido. Sabes lo que me gusta.Camino del hotel, ahora ya sé que puedo ...