1. La Importancia de llamarse Ernestina


    Fecha: 31/08/2017, Categorías: Anal, Sexo en Grupo, Sexo con Maduras, Autor: revoltillo1, Fuente: xHamster

    Ernestina y yo estudiamos juntos en una escuela tecnica y despues trabajamos en el mismo centro de investigaciones por al menos dos décadas, nunca tuvimos ninguna relación, ni siquiera el intento, aunque ella me gustaba. Mas bien nos llevábamos mal, porque teníamos personalidades diferentes. Despues yo me fui a vivir a otro país y no nos vimos por otras dos décadas. Hace unos 10 meses, Ernestina decidio mudarse a una ciudad del país donde yo vivo y después traer a su esposo, hija y nieto.Como es natural fui a verla, la encontré un tanto deprimida y asustada por esa nueva aventura y después de conversar unos minutos, le di un beso en la boca y ella me contesto el beso con lengua, aunque fue cortico. Quise seguir un poco mas, pero ella no me dejo mucho, sole le acaricie las nalgas y las tetas (por fuera de la ropa). Varios días después nos vimos de nuevo y repetimos una sesión de caricias y besos, pero ella decía que ya estaba muy vieja, y que no tenia deseo sexual, que ella y su esposo no tenían sexo por mucho tiempo, etc. Por mi parte, solo la toque un poquito mas, le meti la mano dentro del brassiere y le sentí los pezones duritos, también debajo del jeans y le acaricie las nalgas, ahora directo en la piel, bastante rico, para decir la verdad. Quedamos en vernos nuevamente.La tercera vez que nos vimos, estábamos sentados en el sofá de la casa de un amigo (que me había prestado el apartamento) y nos empezamos a besar y a acariciarnos. Le saque las tetas de brassiere y se las ... bese y chupe, lindas tetas con pezones bien rosaditos y duritos. Le puse la mana de ella sobre mi pantalón, encima de mi pinga ya parada y ella protesto un poquito “ me estas poniendo mi mano en el rabo” me dijo, pero me empezó a besar en el cuello y me soplaba suavecito. En ese momento me saque la pinga y le pedi que me sacara la lechita con la mano y me hizo una paja muy larga y rica, me vine mucho en su mano y ella con la leche en la mano, empezó a jugar conmigo como si me fuera a embarrar de leche, “te embarro, me decía”. Despues me hizo otra paja muy sabrosa. Cuando conversábamos supe algunas cosas de ella, me confeso que tenia el ano virgen y que le gustaba mamar, pero que hace tiempo no se la mamaba al marido, porque el nunca le mamaba el chochito a ella. Yo le explique que me gustaba mamar cuquita y que me mamaran mi pinguita, y le puse mi cosita en los labios, pero ella no quería y se tenia que ir, asi que lo dejamos asi.Una semana después hablamos por teléfono y nos vimos en el hotel donde me quedo cuando viajo a la ciudad donde ahora vive Ernestina, le pedi que subiera a la habitación porque quería mostrarle algo de nuestra especialidad. Asi lo hicimos, y una vez en el cuarto nos comenzamos a besar, me saque la pinga y le pedi un besito ahí en la cabecita, ella me lo dio y después le dije que me la chupara un poco (se negó pero con poca convicción) y finalmente me la empezó a mamar, yo le tacaba el chochito primero por encima del jeans y después le baje la ropa y ...
«123»