1. Viaje al sur


    Fecha: 12/08/2019, Categorías: Primera Vez Voyerismo Autor: HotFinix, Fuente: xHamster

    La conocí como tantas veces conoce uno a alguien. De una forma fortuita, algo que nadie en su sano juicio hubiese categorizado como algo trascendental. Sin embargo, lo fue.Al ver sus hermosos ojos verdes, sus pecas y esa sonrisa pícara pero traviesa...quedé desarmado y en un letargo especial para esa gente que cree en "primeras veces". Yo no soy uno de ellos, pero pude finalmente entender el sentimiento de esas personas.Ella, una estudiante en los últimos años de carrera. Yo, pues ya algo más sazonado en las batallas de la vida adulta, iba en dirección a su ciudad natal por razones de negocios y, por azares del destino, nos tocó viajar juntos en uno de esos elegantes buses Pullman.Al inicio, yo no podía creer siquiera tanta suerte: ¡Pero que mujer más hermosa! Seguro era un deleite ver su piel blanca como leche hacer contraste con esos ojos esmeralda y su corte de cabello muy a la moda, unabrunette de película. Yo, tímido de naturaleza, junté todo el aplomo que pude y traté de iniciar conversación.Ella, llamemosla "Astrid" ya que significa belleza divina, fue muy amable en su respuesta a pesar de mi torpeza inicial. Al ir hablando más y más, me fui dando cuenta de ciertos indicios acerca de ella. Ella era un alma libre, una fiera enjaulada por la sociedad y las "buenas costumbres". Su cara de nena inocente no lograba quitarme la idea que detrás de esa apariencia se escondía una diosa sexual, fogosa y apasionada.Yo, aún perplejo por su belleza, trataba lo mejor que podía en ...
     seguir su inteligente conversación. Ella es tímida también, así que poco a poco fuimos agarrando fuerza cada uno.Finalmente llegamos a nuestro destino, una de las ciudades más antiguas e importantes de Costa Rica. "Te veo en el anfiteatro a las 7" -le dije en un arranque de valentía. Ella simplemente se sonrío y asintió con la cabeza.Bueno, me dije, tengo que sacar estas reuniones de negocio cuanto antes. De esa manera quedo libre para salir con Astrid.Dieron las 7, las reuniones fueron una mezcla de éxito y desesperación pero ya finalmente se acercaba lo que realmente me intrigaba: El seguir hablando con Astrid. Ya pasado ese shock inicial de belleza, empecé a calentarme con la idea de tan solo poderle robar un beso. ¿A que sabrían esos labios finos y rosados? ¿Me dejaría morder sus labios? ¿Me los mordería ella a mi?Llegué puntual, como es mi costumbre... Y no había señales de ella. Me sentí defraudado. ¿Y si no viene? -me dice mi mente- ¡Es demasiado hermosa como para ser real! Es más...¡Ya estas acá! -me dice Astrid, interrumpiendo esa oleada de pensamientos derrotistas, mientras me abraza por la espalda- Estaba del otro lado y me pareció verte. ¿Que tal te parece mi ciudad hasta ahora?Algo pasó en mi mente en ese momento, quizás unas fuerzas renovadas por el abrazo o el susto incluso de no verla nuevamente. No lo sé aún al día de hoy. Simplemente decidí soltar las amarras y ser quien soy, sin penas ni gloria. Ser totalmente transparente.¡Me ha encantado! -contesté- Aunque ...
«1234»