1. Fantasía real


    Fecha: 13/08/2019, Categorías: Control Mental, Fantasías Eróticas Autor: Gomez, Fuente: CuentoRelatos

    viéndolas sin sujetador se veían muy preciosas desabroche toda su camisa sin sacársela llegue hasta la cintura y el comenzar de la falda, había que desabrochar pero no lo hice, al contrario levante desde abajo viendo sus muslos muy delicados bellos. Se lo remangue hasta la cintura era espectacular aquella imagen una ropa interior muy excitante y llamativa de color celeste con rosado se la quite hasta sus tobillos la levante, llevándola hasta la puerta para que nadie viera por la ventana, acaricie cada parte de su cuerpo, la senté sobre mis piernas y mi pene chocaba con su conchita veía sus pechos desde arriba jugaba con ellos la volteaba para poner mi miembro en sus pechos y a veces hacia que acariciase con sus manos mi pene; que estaba rojo e iba a chorrear mucho semen. Decidí cogérmela para eso la puse encima de mi yo debajo de ella metí la punta de mi pene, que solo entraba un poquito. Empuje un poco más y ella recobro la lucidez no sabía que hacer solo decía ayuda!! Ayuda!! Le tapaba la boca se asustaba más porque no veía que cosa era lo ...
     que no la hacía hablar. -ahhh nooo!! Porfavor! -por favor!! Noooo!! Mi pene entraba poco a poco en su rajita hasta que entro por completo, mientas ella gritaba y gemía a la vez. Ahhhh – dueeeleee!! sacamelaaa!! Ahhhh!!! A… yuud… AHHH!! Empecé a que ella cabalgase sobre mi pene AHHHH!!! Ahhh!! Ohhh!!! Se movían sus pechos de arriba hacia abajo una y otra vez iba a reventar seguía ella gritando ahhhh ayyuudaaa!!! La cambie de posición trato de zafarse pero la retuve, la puse como me gusta de perrito, no quiso pero al final cedió. La metí de un golpe y gimió como una puta AHHH!!! Me excito tanto que la folle como una licuadora entra sale, entra sale!! La sujetaba de la cintura pero no decía ya nada, se había vuelto a desmayar por el dolor. Aproveche y la folle más paso más de una hora y acabe en su falda que aún estaba remangada puse mi pene en su boca e hice que me la limpiara, la contemple por un rato y la puse todo lo que traía poniéndola en su lugar ya iba saliendo cuando oí voces salí rápidamente pensando que me veían dirigiéndome a casa. 
«12»