1. Logré conseguir una cerda para un fin de semana


    Fecha: 19/08/2019, Categorías: Zoofilia Autor: jucatove1968, Fuente: SexoSinTabues

    En mi adolescencia me inicie en la zoofilia y siempre he mantenido penetrando mis hembras de todo tipo de animal doméstico, soy una persona de campo y aunque haya terminado carrera universitaria, regresé al campo para seguir cuidando la finca familiar, es un lugar muy accidentado en cuanto a su terreno; pie de monte llanero, de clima templado muy agradable Como soy de campo todos los días tengo contacto con los animales de la finca, mi único inconveniente es que casi nunca estoy solo y corro el riesgo de exponerme, cada vez que estoy solo es cuando aprovecho para tener esos ricos placeres que nos otorga la zoofilia, con las hembras que más desfogo mis energías son: becerras, ovejas y en contadas ocasiones gallinas, con otras especies son bastante difíciles porque no tenemos. Desde el viernes 22 de julio por la mañanita quedé totalmente solo y después del desayuno hice un recorrido por los alrededores, cuando el vecino me vio me hizo señas, me fui donde esa persona, al acercarme a su casa me invitó a tomar un café, luego el hombre me recomendó su casa y algunos animales por el fin de semana (sábado y domingo) puesto que tenía previsto ir a la cabecera municipal. Regresé a mi finca y me dispuse a las labores diarias, el sábado en la tarde fui donde el vecino a dar vuelta, después fui al corral para echarle comida a una cerda negra y bien grande, llegué donde estaba la saqué para asear el corral y al voltear me percato que estaba muy extraña, chillaba demasiado, paraba las ...
     orejas, así que me apoyé en su lomo y se quedó totalmente inmóvil, estaba perceptiva y por mi mente pasaban imágenes muy pornográficas, por supuesto quería tener una relación con ese animal. Sin pensarlo dos veces la eché por delante hasta nuestra finca, durante el camino tuve una enorme erección que con el rose de la ropa casi tengo orgasmo, ya estaba oscuro cuando llegamos a la casa, me la lleve para un lugar cerrado para no ser visto, encendí luces externas y me encerré con ella, encendí la luz interior y cada que miraba su vulva me excitaba más y más al pensar la manera como entraba mi pene, sin perder tiempo la asee bien en especial su vulva y culo; prácticamente la bañe toda, me puse a rascar su cuerpo y se dejaba sin oponer resistencia, sin perder segundo me desnudé totalmente. Al tocarle la rajita se movió un poco pero tras intentar otra vez se fue dejando, se la frotaba despacio, hacia arriba y hacia abajo, roncaba muy suave e hizo el rabo para arriba, como pude traté de recostarme encima, que sensación tan agradable sentir rosar ese cuerpo, fui introduciéndole parte de mi dedo, sentía sutiles apretones eso daba señas de que le gustaba, después le introduje todo mi dedo y la cerda se quedó totalmente inmóvil, convencido de su calentura tomé mi pene que estaba totalmente erecto, le unté una pomada para retardar la eyaculación y luego un poco de lubricante, la cerda seguía totalmente quieta, le seguí tocando su hinchada vulva y estaba tan inmóvil que pensé que era momento ...
«123»