1. Qué mujer


    Fecha: 28/08/2019, Categorías: Sexo con Maduras Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Era jueves, estaba en casa aburrido, no sé por qué razón hoy no estoy de muy buen humor, así que decido dar un paseo para ver si me aireo un poco. La gente, como siempre, va por la calle rápidamente, no paseando, casi corriendo, así no se puede vivir, yo sin embargo como no llevo prisa por llegar a ningún sitio voy lentamente, observando a la gente y mirándome a las chavalas, mira allí va un grupillo de jovencitas, aquella de la minifalda tiene unas piernas de infarto y la del top rojo marca unos buenos pechos, ¡uf!, cada día voy más quemado. De pronto mientras atravieso uno de los puentes de mi ciudad al otro extremo, veo una mujer, sí, una mujer de verdad, unos cuarenta años, rubia, alta, pantalones tejanos ceñidos, zapatos de medio talón y una chaqueta verde sin botones que sólo cierra un cinturón alrededor de una cintura de avispa. Dios mío cómo se conserva esta mujer, pienso para mí, nos acercamos el uno al otro ella tampoco va deprisa, se nota que no tiene ninguna obligación miro su cuerpo de abajo a arriba, cuando llego a su cara la miro a los ojos y me doy cuenta que se ha percatado del repaso que le he dado, en este momento el viento se alía conmigo y de un golpe abre su chaqueta, el cinturón no puede aguantar la presión y una parte de la prenda se abre y deja al descubierto un pecho sujeto con un vaporoso sostén también de color verde, desvío la mirada de sus ojos y la poso en la fugaz visión, ha sido reflejo, no he podido evitarlo, la vuelvo a mirar a los ojos ...
     y veo que va a decirme algo, pienso rápidamente en un insulto o un reproche, sin embargo de sus labios sale un increíble - "Si quieres ver más puedo mostrártelo, veo que te has quedado con poquita cosa." No puedo dar crédito a mis oídos, paro a su lado y le digo que realmente no me molestaría aceptar su proposición. Ella me indica que la siga, tres calles más abajo hay un hotel, entramos en recepción y solicita una habitación con baño, esto es increíble, no nos hemos ni presentado, estoy entrando en un hotel con una mujer de bandera que ni siquiera conozco. Ya en la habitación me pide por favor vaya preparando el baño, sin más dilación enchufo el agua caliente y me propongo a llenar la bañera, oigo cómo llama por teléfono y al cabo de unos momentos entra ella en el baño, de infarto, se ha despojado de los pantalones y la chaqueta y sólo esta en ropa interior, el conjunto de color verde es maravilloso, sus sostenes aguantan unos pechos grandes y todavía erguidos, sus braguitas debido a su casi transparencia dejan adivinar un triángulo cuidado y cuando se vuelve, un maravilloso culo aparece ante mí. Se acerca a mí y sus manos comienzan a desabrochar mi camisa, acarician mi torso y logran que empiece en mí una erección cada vez más patente, ella se da cuenta y con movimientos lentos libera el botón de mis pantalones y baja la cremallera, su mano se introduce en mi entrepierna, por debajo del calzoncillo y poco a poco masajea mis huevos y mi polla, ya en un estado de hinchazón ...
«1234»