1. UN ENANO ES MI DUEÑO


    Fecha: 15/03/2019, Categorías: Gays Tus Relatos Autor: Rick bi , Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    Mi nombre  es Ernesto y soy empleado de una refaccionaría donde trabajamos  6 personas, entre ellas un enano llamado Charly que es el gerente de ventas, dicho puesto se lo ha ganado a pulso por su antigüedad, por el conocimiento y por su buen desempeño.
    Quiero comentarles que  soy un hombre casado pero bisexual, toda la vida he disfrutado de travestirme con activos ó mínimo usar lencería debajo de mi ropa normal masculina en secreto(de closet), ya que mi esposa sale primero de casa y regresa más tarde; debido a que su trabajo se encuentra a mayor distancia del mío, y eso me permite usar a placer, medias, liguero, tanga ó pantimedias sin peligro de que me descubra. 
    Las primeras semanas en mi trabajo, transcurrió todo con normalidad  pero el hecho de que cada vez mi desempeño fuera mejorando, hizo que Charly tomara poco a poco más confianza en mí, al grado de pedirme en varias ocasiones que me quedará más tiempo de lo normal para cerrar juntos el negocio, y así acompañarnos en el trayecto a nuestras casas, las cuales casualmente coincidieron en la mismas colonia.
    Cabe mencionar que en una de tantas tardes regreso a casa, Charly me confesó que por su condición de enano le había sido muy difícil tener una relación amorosa....
    Que se moría de miedo el intentar declararsele a alguien quien le gustara...
    Y obviamente era virgen y estaba desesperado en ya no serlo.
    Yo le agradecí su confianza, y para suavizar su tristeza,  intenté verme interesado haciéndole una ...
     pregunta.
    Que tipo de mujer te gustan?, a lo cual contestó..La verdad no soy muy exigente!, pero eso sí!, me encanta que sean muy femeninas!.
    A que te refieres con femeninas?,dije.
    Actualmente las mujeres casi no usan faldas, tacones, mucho menos lencería bonita, como medias con un bonito vestido y que provoca todo eso, que a uno como hombre se exite y se le paré la verga!..
    Ups... dije... seguido de pasar varias veces saliva, excitado por las palabras de aquel enano.
    A mi me encanta también la feminidad!, respondí. 
    Claro que mi respuesta iba más allá, pensando en que todos los días usaba todas esas prendas a escondidas. 
    Los días transcurrieron y la amistad creció entre Charly y yo, al grado que poco a poco fui descubriendole muchas virtudes a ese hombrecito, las cuales me despertaron una atracción hacia él como hombre. 
    Supe que tocando el tema de la feminidad siempre se excitaria, asi que a proposito lo hacía, para verle su abultado pene marcado por debajo del pantalón con la charla, y que yo pasaba saliva tan sólo de pensar en comerme aquel trozo de carne enana, lo cual se había convertido en una fantasía de algo diferente por vivir, pero que no me atreví a insinuar jamas, pensando en poder ser rechazado y perder mi trabajo, así que me mantuve siempre muy discreto y respetuoso hacia él, hasta que una de esas tardes que me pidió quedarme más tarde, sucedió lo inevitable!.
    Siendo ya fin de semana y con los compañeros ausentes, comentó.
    Tengo ganas de una cerveza!, a lo cual ...
«1234»