1. mi adorado protector 2


    Fecha: 10/09/2019, Categorías: Zoofilia Tus Relatos Autor: silvana, Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    Bueno, soy Silvana la del pitbull que me protegió desde mi trabajo hasta mi hogar,   les cuento como fue mi segundo encuentro con mi “adorado protector”, como les había comentado antes después de mi último encuentro con el perrito callejero que me hiso su perra, después de buscarlo todas las noches al salir de mi trabajo al fin lo encontré…..
    Pasaron varias semanas y meses hasta que al fin lo encontré estaba más flaco y roñoso ya que por andar a la siga de las perritas en celo tubo más que una pelea con demás perritos, y por ese motivo no me lo tope más y el encuentro fue algo especial porque era una tarde después de salir a juntarme en casa de unas amiga me lo encontré echado en una esquina y como pase al supermercado donde trabajo como promotora compre pan y unas cecinas para el desayuno del día siguiente y sin dudarlo al verme frente de él me agache y lo acaricie hablándole tierno como si fuera un cachorrito y el sin saber el porqué,  me reconoció y comenzó a mover la colita y lamerme la mano estaba como feliz como si hubiese encontrado a su dueña y no lo dude en darle cecinas y así me siguió hasta mi casa como la última vez jijijijijijij.
    Ya era de atardecer y no se me quitaba de la mente hacerlo entrar a mi casa y no dejarlo marchar jamás, ese día mi hijo de 8 años tenía una fiesta en casa de unos de sus compañeritos de colegio y  se quedaría el fin de semana con su padre, no  podía dejar pasar sin probar a mi amado protector por segunda vez  y así adoptarlo como ...
     lo tenía pensado cuando me follo de lo más rico la última vez , hasta soñaba con ser nuevamente su perrita y me masturbaba cada vez que recordaba esos deliciosos momentos. Me sentía cada vez nerviosas al llegar a las afuera de mi casa, eso sí me percate que no hubiese tantos vecinos mirándome cuando hiciera entrar a mi semental, y a si fue una vez adentro ya sin cecinas que darle, como lo hice la primera vez le convide salchichas y el acepto y comió pero él no me quitaba la mirada de encima como que sabía lo que estaba por suceder, lo acaricie por un largo tiempo le hablaba tierno y lo bañe para que estuviera limpiecito para su “perrita”.
    Una vez ya algo sequito lo masturbe y no dude en llevarme su pene a mi boca ya que ese pesado de carne cada vez estaba más grande y durito y cuando comenzó a soltar chorritos de néctar perruno me baje mis calza y me baje el colales masturbándome frente de él para incentivarlo e invitarlo a follar y comenzó a lengüetearme la concha y me moje de inmediato para ponerme a lo perrito y esperar de ser ensartada por ese pedazote que tanto extrañaba, me aferraba con fuerza mis caderas pero no le achuntaba, baje mi espalda y deje mi culito a su disposición y con la ayuda de mi mano lo guie hasta mi vagina, me daba duro como si estuviese desesperado por follar, grite y llore de dolor pero el placer era más fuerte y me deje llevar hasta que solo pensaba en recibirlo dentro de mí, cada embestida le decía mátame, párteme el culo  hijo de perra!!!!! Me ...
«12»