1. Mi primer trío con dos travestis


    Fecha: 08/10/2019, Categorías: Transexuales Tus Relatos Autor: LUIS fantv , Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    Hay días en la vida en los que después de mil hostias, decides que te toca darte un capricho, hacer algo que rompa tus prejuicios, cumplir tus deseos ocultos. 
    En mi caso decidí darme el capricho de quedar con una travesti. Miré en los anuncios, vi una que me gustó y llamé sin pensarlo demasiado. 
    Me presenté ahí y acordé con ella una hora. La verdad es que se parecía a la de la foto. Era brasileña, morena, labios carnosos y pechos hormonados pequeños. La verdad es que eso no me importa. 
    Su trato fue increíble desde el principio, casi de novia. Tuvimos bastante feeling, sin perder de vista la relación que es. Pero me dio igual. Hubo feeling. 
    Lo primero que le pedí es que me dejara su tanga. Me lo quería probar. Hacía días que fantaseaba con eso. Me dejo otro tanga rojo muy sexy. Me encantó llevarlo. 
    Empezamos a besarnos. Parecíamos novios, besaba muy bien. Después de un rato, me puso la mano en su paquete y me instó a quitarle el tanga. Lo hice en medio segundo. De ahí emergió una polla de unos 18 cm y buen grosor de una dureza que no había sentido jamas en mi mismo. 
    Empecé a tocarla y se iba poniendo más dura si eso era posible. Le masturbé un poco y en seguida la boca se me hizo agua: quería meterme eso en la boca. 
    Empecé a chuparla. No podía imaginar que iba a ser la primera de una serie incontable de mamadas. 
    Esa polla es increíble. Se me pone dura solo de pensarlo. La besé, la acaricié, la froté con la mía, me la tragué hasta donde pude, le pasé la lengua ...
     por el capullo, le masturbé con mano y boca...En fin, todo lo que he aprendido viendo. Yo era un novato, pero quería hacerlo lo mejor posible. Que ella disfrutara y yo también. 
    Luego vinieron más besos, tocamientos, una nueva mamada, porque, de verdad, es difícil no hacerlo cuando ves algo tan duro y hermoso. 
    Ella no podía más y me propuso follarme. Mi culito es casi virgen (alguna pareja me ha hecho masaje anal) pero ya que estaba ahí, quería probarlo todo. 
    Un poco de crema, un poco de relax, y con suavidad empezó a meterme la polla. Al principio escocía un poco, pero en seguida el dolor dejó paso al placer de tener semejante cañón dentro. En estas cosas la gente tiende a exagerar. Os aseguro que en este caso es verdad. 
    Me folló en varias posturas y con distintos grados de intensidad. Me encantó. Es una sensación diferente pero muy placentera. 
    Después de eso, otra sesión de besos. Ella me dijo que no podía más, que se iba correr. Me pidió que se la chupara otra vez. Para mí no era ningún favor. ¡Qué dureza! Ella estaba cerca de correrse. Me preguntó si quería que se corriera en mi cuerpo. Ella vio que no iba dejar de mamarla. Me dijo que era un cachondo, y que si quería que se corriera en mi boca. 
    Seguí a lo mío. Estaba de rodillas y le miré a la cara. Por un instante dejé su polla y le dije: Quiero comérmelo todo. Córrete en mu boca. Me la volví a meter y ella no pudo más. Había logrado ponerla a tope. Y se corrió con un gran chorro dentro de mi boca, espeso, con ...
«12»