1. MI JEFE


    Fecha: 21/05/2020, Categorías: Gays Tus Relatos Autor: TOM RADIOC, Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    De la compañía nos enviaron a mi y a nueve tripulante mas al buque a reforzar la tripulación pues llevaba una carga complicada. ya en el buque, se presentó el problema de acomodar a diez tripulantes mas,les acomodaron como pudieron pero se olvidaron de mi, quedé sin lugar,entonces mi jefe de grupo dijo:en mi camarote llevo una litera doble envíenlo ahí. Mi jefe era un físico culturista de mas o menos mi estatura y muy amable lo que hizo un trato amigable y jovial. Al atardecer, después de haber navegado todo el día en alta mar, nos fuimos a descansar.Ya en el camarote nos metimos a la ducha, mi jefe tenía un gran problema: su pene era pequeñito y constrastaba con su tremendo físico, sus nalgas fuertes y robustas, pero no tenían la redondes de las mías, y eso fue el motivo de una animada conversación ahí mismo en las duchas, él tocaba mis nalgas y me decía: pero mira lo paraditas y redondas que las tienes, yo tocaba las suyas y le decía: pero no tan musculosas como las tuyas, fue ahí bajo el agua caliente de la ducha que me dijo:sabes, mi problema es que por verguenza no me acerco a las mujeres que por mi físico esperan que tenga un tremendo pene y ya ves, le dije sí debe ser complicado para tí, y se me ocurre tomárselo y decirle ¡PERO LO TIENES BONITO! , nos reimos con ganas. Desnudos nos servimos café con pan y queso derretido, mientras nos sinceramos de nuestros gustos, nuestras inquietudes, el me dijo que por su ...
     problema solo se metía con hombres,  le conté que yo era versátil, cuando terminamos de servirnos el café  me llevó a la litera de abajo me acostó en el borde con mis rodillas en el suelo y con su lengua  se dio un largo y tremendo gusto con mis nalgas y mi ano yo gemía de verdad pues estaba muy caliente, él por abajo apretaba fuerte mi pene,luego se subió encima mio y puso su diminuto pene en mis nalgas pero no alcanzaba a entrar, solo la cabeza estaba adentro, yo le ayudé gimiendo , moviéndome , diciéndole lo rico que estaba y entonces acabó como un loco, gritaba, gemía, resoplaba,se estremecía, y se quedó mucho rato como desmayado en mi espalda,sentí su semen resbalar por mis nalgas , me dijo eres muy rico mijito, tu también le dije, le di vuelta lo puse como estaba yo antes , abrí sus musculosas nalgas y metí mi lengua tan adentro que el se estremeció,se las mordía suavemente, pero mi calentura me apuraba ,sino, acabaría afuera, lo apunté y empujé la redonda y grande cabeza de mi pene  a su ya lubricado ano y entró toda, dio un grito de dolor y me dijo: mijito la tienes muy grande AAAAHHHHNNOOO, pero ya era tarde mi pene no se detuvo en su recorrido hasta tocar fondo, yo ya no podía parar le dí un mete y saca feroz  y acabé largo muy adentro de sus ricas nalgas con su ano apretándome completo mi grueso pene. Felices nos duchamos de nuevo y nos fuimos a la cámara a ver televisión. Nos esperaba un mes de navegación. 
«1»