1. Fantasía que salió mal


    Fecha: 04/12/2017, Categorías: Infidelidad Intercambios Autor: Ddjigo, Fuente: CuentoRelatos

    Hola, hace tiempo que leo sus historias, desde que me he quedado solo, esta vez quiero y me animo a aportar algo de mi vida, Sucedió hace un par de años, trabajaba en un restaurant en el área de cocina, tenía alrededor de 14 años de casado, con un hijo, mi esposa pues algo chaparrita, y güerita, la verdad aunque después del niño que tuvimos pues ha aumentado de preso, pero sus caderas, pechos y pompas pues la verdad sí que son antojables, teníamos una rutina de los fines de semana salir, a pesar de que mi turno es de noche, había la oportunidad de que mi suegra o mi madre me cuidaban al niño, así pues, mi esposa llegaba en la noche, y cuando terminaba mi turno salíamos a algún bar que cerrara más tarde que nosotros. Esta historia comienza cuando entró un personal a trabajar en mi restaurant, él era de barra, nos hicimos amigos pronto, nos divertíamos, incluso me invitaba con un amigo de él que tenía un depósito, tomábamos casi toda la semana, me llevaba muy bien con él, así pronto lo invite a mi casa, pasábamos los fines de semana ahí, tomábamos y como amigos, y poco a poco mi esposa se nos fue uniendo, para no hacer el cuento largo, pues esto pasó hace como dos años, terminábamos tomando los tres en mi sala, y ya los fines de semana que mi esposa iba a mi trabajo ya no se esperaba cerca de mí, pues por comodidad se iba a la barra, ahí se entretenía platicando con nuestro nuevo amigo, pero como les comento así pasaron varios meses, no fue de días o algo así, pues la verdad ...
     si empezaba a notar a mi esposa rara, se iba mejor vestida, muy perfumada, a veces muy atractiva con unas minifaldas, y siempre se iba con él, después de un tiempo ya sospechaba algo, pero si quería tocar el tema me tachaba de loco, de tonto, que imaginaba cosas, jamás me dio la cara para hablar del tema, también quise platicar con él pero nada, decía que como si éramos amigos, no me la creí pero la cuestión fue que no tenía pruebas. Un día después de llegar a la casa, agarre el celular de mi esposa y cheque mensajes, sobre todo los audios por whats, y ahí los descubrí, si se mandaban mensajes, muchos en forma de juego, pero otros de éste baboso pidiéndole un abrazo a mi mujer otros que tenía buen cuerpo, y esta mujer sólo le respondía con varitas con los ojos de corazón y diciendo gracias, me llené de coraje y enojo, y obvio tuvimos una discusión, me pidió perdón lloró, se cinco, me juro que no volvería a pasar, trate de seguir adelante, y que nuestro problema no llegara a nuestro hijo, pero la decepción y el enojo fue muy fuerte, en el trabajo encaré a este tipo, tratando de que el problema no fuera más grande, pero este tipo negó todo, también era casado, tuve que llevar la prueba a su esposa para que ahí parara, pero no lo hice, pasó un par de meses y parecía volver todo a la normalidad, un día platicando con mi esposa me comentó o mejor dicho me recordó una plática que tuvimos hace mucho, si, tiene razón, en nuestra intimidad a veces le decía que si no le gustaría probar ...
«123»