1. La convivencia con la ex alumna- parte 5


    Fecha: 16/11/2020, Categorías: No Consentido Tus Relatos Autor: juan bedeseme, Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    Me desperté esa mañana, de buen humor, cómodo descansado, desinfle el colchón, me di un buen baño con agua caliente, me prepare un café, galletitas, desayune, me puse otra ropa, un conjunto de gimnasia viejo, lave el pasamontañas, llene 3 baldes con agua fría, y en uno tire un jabón. Me puse el pasamontañas, era hora de entrar en personaje nuevamente, o quizás este era el personaje y el del hijo de puta del pasamontañas era el verdadero yo, no lo se.
    
    Baje al subsuelo húmedo y frio, Mayra estaba en atada en hogtie, tal y como la había dejado, su cuerpo pequeño y blanco, las muñecas rojas, la carita angelilas presionada por la mordaza, los dedos de los pies entumecidos. La única diferencia es que estaba de costado, con la espalda arqueada hacia atrás, y dormida. Eran tan hermosa, tan frágil, de porcelana, algo podía romperla, y yo no solo era el hijo de puta que la estaba rompiendo sino que lo estaba disfrutando. 
    
    Me acosté delante de ella, a mirarla, mejor dicho a admirarla. Seguía sin poder creer que tenia a esa adolescente solo para mi. Acaricie muy suavemente su cara, le acaricie las tetas, y por ultimo metí mi mano entre sus piernas, y frote su conchita, que estaba caliente. Ella despertó de golpe, como sorprendida, miro alrededor, solo con sus ojos, ya que no podía mover la cabeza, habría pensado que todo era un sueño, pero se dio cuenta de la horrible realidad, su horrible realidad. Yo lo disfrutaba, y mucho. La tome del culo y la acerque a mi, que sintiera mi ...
     bulto en su concha. Me frote un rato, y luego me levante. 
    
    Tome un balde de agua fria y se lo tire, mojando ese delgado cuerpo. Ee le corto la respiración, de lo helada que estaba el agua. Tome unas tijeras y le corte la cinta que unia sus pies con la boca, despues corte la que de los brazos, ya no estaba en hog tie, y sola se corto desato las piernas y quedo asi, inmovil, sentada abrazandose las rodillas, toda mojada. 
    
    -Tan pelotuda no sos, entendiste bien que no te tenias que sacar la mordaza.- Le dije mientras le frotaba la nariz por el pelo.
    
    Fui a buscar los otros baldes. Y los coloque a su lado. 
    
    -Aca tenes para lavarte, asi te sacas toda la leche que tenes encima- Refiriendome a mi semen, que le habia tirado encima la noche anterior. 
    
    OTra vez temblando, no se si de frio, verguenza, o miedo, o las tres cosas, Agarro el jabon y se lavo, donde tenia semen. 
    
    -Segui, lavate toda, no vas a andar sucia.- Le dije mientras la miraba fijo y me frotaba la pija. 
    
    -Dale lavate la carita. y despues las tetas - Ella se frotaba con el agua fria las tetas, mientras lloraba en silencio, los pezones se le pusieron duros y el cuerpo le temblaba y las pequeñas tetitas estaban llenas de espuma. 
    
    -Segui, segui lavandote, lavate la conchita- Ella se llevo el jabon a la trepierta y se enjabono la entrepierna, hacia espuma en su pelo pubico, del color castaño de su cabello. 
    
    -Ahora el culo.- SE lavo las nalguitas que brillaban con el agua, y el jabon. 
    -Lavate a fondo, ...
«1234»