1. Esclavas sexuales disney I: Mulán


    Fecha: 01/09/2017, Categorías: Dominación, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    CASA DE SUBASTAS. PARÍS. FRANCIA. 25 DE SEPTIEMBRE DE 1999. La sala de convenciones estaba fria y los escalofríos recorrían la piel desnuda de Mulán. Estaba atada a una gran X hecha de bambúes, con sus muñecas y tobillos atadas a cada punta, y una mordaza también de bambú cubría su boca. Frente a ella un cartel anunciaba "Mulán: La puja comienza en 155.000$", anunciado tanto en francés cómo en carácteres chinos. Incienso, armas chinas y una piel de panda en la pared decoraban su cabina. Había otras cabinas, cada una con una princesa cautiva dentro y una diferente temática, según la procedencia de cada una, a las que se podía acceder facilmente para tocar la mercancía. Muy pronto la sala empezó a llenarse de posibles compradores que recorrían las cabinas examinando a las esclavas en venta. Hombres y mujeres, jovenes y viejos, visitaban su cabina. Algunos de ellos le chupaban el coño o lamían sus pezones, otros le introducían los dedos profúndamente dentro de su vagina, y unos pocos simplemente la acariciaban y l estrujaban las tetas. Una anciana incluso le lamió el agujero del culo para a continuación meterle una zanahoria que acto seguido empezó a comerse. Mulán sudaba y se roetorcía ante la casi constante estimulación sexual. Cuando el subastador declaró terminado el momento de probar gratis la mercancía, Mulán relajó su cuerpo, suspirando exhausta. Por desgracia, el subastador se dirigió primero a su cabina. -He aquí a la exótica belleza china, Mulán... -el subastador ...
    comenzó a relatar la historia de cómo se hizo pasar por un hombre y acabó salvando un imperio-... y ahora pueden poseerla. Que comience la puja. Mulán escuchó cómo la puja ascendía entre varios extraños que competían por el derecho de convertirse en su dueño. La humillación de Mulán ardió mientras el precio por su libertad y su virtud ascendía. -¡Vendida a la señorita Catherine Andrews por la suma de 690.000 dólares! -Mulán miró con temor a su nueva propietaría, una mujer de pelo corto y rubio de mediana edad que llevaba un atuendo formal de color verde oscuro. YATE DE CATHERINE ANDREWS, MAR MEDITERRÁNEO. 27 DE SEPTIEMBRE DE 1999. Mulán estaba atada a la cama, totalmente desnuda y Catherine estaba sentada al borde de la cama, admirando a su nueva mascota mientras recorría su hermoso cuerpo lentamente con los dedos. -No, por favor -suplicó Mulán, pero fue ignorada. Catnerine metió los dedos en el coño de su joven esclava y comenzó a masturbarla. -¡No,No por favor, esto es... OOOOHHHH! -Mulán empezó a gemir mientras el sudor perlaba su frente y su coño se humedecía. Catherine la masturbaba cada vez más rapidamente, y se tumbó a su lado, lamiéndole un pezón cómo si fuera una piruleta, y el cuerpo de Mulán se tensó entre espasmos cuando Mulán llegó a un impresionante orgasmo que la hizo gritar. Sus fluídos vaginales bañaron la mano de Catherine, que se la lamió juguetona. Pronto, las drogas que le había suministrado a Mulán surtirían efecto y ella aceptaría su nuevo rol de esclava ...
«123»