1. Como fui converso 6ta parte


    Fecha: 11/09/2017, Categorías: Dominación Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Llevábamos varios meses de convivencia donde cada uno cumplía su rol,, El cada vez más “masculino”, dominante, celoso y en gran medida ambos simbióticos en todos los aspectos, hasta que al hacerle yo una broma me tuve que tragar mis palabras………. Se aproximaba el día internacional de la mujer y expresé mis deseos de “señora”…el cual era que me trajera unas flores de regalo. A la mañana del día señalado, preparo el desayuno, lo despierto con besos y caricias, como todos los días, se dio vuelta y me dijo: - “Acá tenés tu primer regalo Lucy”- (sobrenombre que me indica que tengo que ponerme en rol de puta). Miro y tenía la pija tan dura y gruesa que no pude evitar empezar a sobársela, primero el glande en mi boca y jugando con la lengua presionando en la zona donde el prepucio está conectado a la base del glande. Intercalaba la succión con mi recién adquirida destreza de pasar la punta de la lengua entre el prepucio y el glande rotando la cabeza mientras el gemía de placer y movía su pelvis para que metiera más en mi boca, hasta lograr llegar a la tráquea, lo que me produce interminables sensaciones de vómito, 3 o 4 veces hasta que termina de dilatarse la tráquea y puedo seguir haciéndolo pero faltándome el aire al no poder respirar. Me tuvo así durante más de una hora con intervalos de descanso porque El no quería acabarse. Cuando no pudo contenerse más me tiró de los pelos a la cama boca abajo y me ensartó el pijón en seco, sin ningún tipo de lubricación lo que me hizo pegar un ...
     grito enorme de dolor, pero no le importó-“Eso mamita así. Movete. No me importa que grites y que ya esté la mucama. Que se entere cómo son las cosas, que sos lo que me gusta, quiero y amo”- mientras con sus dedos me pellizcaba los pezones como se le ocurría y muy fuerte, sus puños me hacían doler el pecho porque me aplastaba con todo su peso tirado arriba mío, estando como dije boca abajo. Hasta que se acabó Los 2 llegamos tarde a trabajar y por supuesto cuando salimos del sector de dormitorios la mucama nos miraba con los ojos desorbitados, no se animó a emitir sonido ya que le tenía un poco de miedo al "señor" de la casa y no iba a quedarse sin trabajo por meterse en lo que no le correspondía. La sorpresa la tuve a la noche. Al terminar toda la rutina de la cena, despedir a la mucama, la cual me miraba raro, encuentro en medio del living un ramo de flores multicolor, envuelto en celofán con 2 moños de papel de raso rosados. –“Tomá mi amor este es mi verdadero regalo”-. Me desarmó de amor. Partí al vestidor y me puse una tanguita roja, culo al aire y me fui a servirle un ron con jugo de frutas y agradecerle el gesto. –“Dentro de un rato vienen a tomar algo Enrique y Justo, prepará café y traé más vasos para wisky”. Enrique y Justo son otra pareja como nosotros con roles muy establecidos en la casa. Enrique es el hombre y Justo la señora. Llegaron (yo me había puesto un short de jean) y nos sentamos a charlar todos en el living, mientras me iba acariciando y pellizcando los ...
«12»