1. CASANDRA MI PUTA VIRGEN 2


    Fecha: 10/04/2021, Categorías: Confesiones Tus Relatos Autor: Sinking, Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    Cassandra, habia dejado de ser tan fría, se empezó a volver más sumisa, tenía aun corta edad, y habiamos estado cogiendo ya por lo menos, por un més, cogiamos cada vez que podíamos, yo iba temprano por ella, la llevaba a mi casa, y ahi me la cogía. El día de hoy voy a contar una experiencia de las entretenidas, ya que recorrimos mucho tramo; Después de coger por un tiempo, el cuerpo de cassandra empezó a cambiar, de pronto le empezó a crecer un poco el culo, y las tetas se le pusieron más gordas, sus pezones se hicieron rosados claros, pero aún estabán en punta, adornando sus ubres. la perra había empezado a usar la falda mas corta, prácticamente le cubria las nalgas, pero si se agachaba sin cuidado, enseñaba las preciosa tanga negra que usaba bajo el uniforme, ese día salimos del colegio, como siempre ibamos andando, y empezó el show, cuando saliamos del colegio, Cassandra se desabotonaba un botón mas, casi hasta el centro de las tetas, su brasier rojo se podría ver de perfil, y se acomodaba el cabello, cuando lo movía salía su olor a puta para todos lados, inmediatamente la verga me la ponia dura de solo olfatearla. Caminamos hasta la casa de su abuela y entramos, de frente podiamos ver una puerta a la cocina, donde estaba su abuela, la saludó y me invitó a pasar a la sala, justo a la derecha; entramos y me senté, ella se dio la vuelta, me cerró el ojo, y levantó un poco el culo, me tenía embobado, entraba y salia, por todos lados, de pronto llego su mamá, la señora ...
     martina, era de estatura baja, como 1.40 m, un poco robusta pero no gorda, se cargaba unos melones DD, y que ocultaba con una sudadera siempre, tenía poco culo, pero más que cassandra, y usaba un pans algo flojo. La señora era super mal hablada, hablaba a gritos, en resumen, gritaba todo el tiempo, era muy vulgar, a cassandra la incomodaba un poco, y procuraba que yo no tuviera mucho contacto con ella, a mi no me importaba, yo siempre que podía la saludaba, y aprovechaba para besarla y poder tener cerca sus tetas gigantezcas, ese día, Cassandra olvidó bajar un poco más su falda, y Martina la regaño. Cabrona, bajate la esa falda, te ves como puta, casi te veo las nalgas, pincha chamaca zorra. No era la primera vez, que lo escuchaba así que, aunque a ella la incomodara, yo sólo confirmaba lo que decia la señora, si se veía así, y tal vez no era muy zorra con todos, pero cuando cogiamos, si se portaba como tal; Martina volteó y me cerro el ojo, yo sólo sonreí, un poco nervioso, ella sabía, que si ella hacia eso, era para mi; se sentó a lado de mi, y tomó su celular, yo levantaba un poco la mirada, y le veía de re ojo sus tetas, eran demasiado grandes, trataba de que no me viera, y lo conseguí un buen rato, hasta que cassandra me habló, Me levanté y fui a la cocina, me pidió que le acercara unas cosas del comedor, que estaba junto a la sala, cuando salí de la cocina, MArtina estaba sentada en el sillón, quitándose la sudadera, con ella en la cara no podía ver que se había levantado su ...
«1234»