1. Taxi y sorpresa!! 2


    Fecha: 05/07/2021, Categorías: Primera Vez Tus Relatos Autor: Pedro, Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    Ahí había quedado yo, boca abajo con la cabeza en los pies de la cama, brazos abiertos, culo para arriba y las piernas abiertas, Pame estaba en el respaldo de la cama con las piernas encogidas, puso una toalla entre medio de mis nalgas para que no me ensuciaará tanto las sábanas con sangre y el semen que chorreaba. Ella se fué acomodando para quedar bien acostada y me llamo para que yo me pusiese de costado costado, con mi cabeza en su brazo derecho y boca había quedado el altea de una de sus semejante gomas, mientras ella me acariciaba una de mis glúteos, yo con mi brazo derecho apoyado encima de su estómago le acariciaba la otra teta que me quedaba lejos, nos quedamos dormidos. En un momento me despierto medio acalambrado y me voy para el baño, me senté en El inodoro para que cayera todo lo que tendría que caer, luego me senté en el bidet para lavarme, me ardía mucho el orto, y en el botiquín veo una crema hipoglos, que es una crema antibiótica y analgésica. Lo pasé lo más adentro que pude, para que reconstruyen a mí cola maltrecha, cuando me estoy levantando del bidet para irme nuevamente la cama, intempestivamente entra Sergio, puso subíndice en su boca haciendo señales de silencio y apoyando su mano en mi pecho me indicó que me metiera nuevamente dentro del baño. Qué querés le pregunté, comenzó a besarme en la boca sin preguntarme nada, al principio lo deje hacer pero me lo saqué de encima, esto a Sergio no le gustó y bruscamente me tomó de un brazo y me pegó el ...
     lavatorio, puede apoyar una de mis manos ahí y la otra en el toallero, pará pará pará!!! Trataba de detenerlo, mientras Sergio trataba de cogerme deparado, si llegas a hablar te hago mierda me amenazó, tenía una pija un poco más grande que la de mayerly pero ni se asemejaba a la de Pame, no era tan cabezona y con la crema que yo tenía en mi edificio apenas le empujó la mandó para dentro sin problema, igualmente me dolió y comenzó a cogerme con todo, yo le pedía por favor que me dejara tranquilo, ésto era  en vano, me tomó de las caderas y me daba frenéticamente mi culo.
    No me dolía es más estaba gustando, Sergio muy agitado me cogía sin parar yo estaba con una mano de lavatorio y la otra agarrada del toallero y miraba en el espejo del botiquín cómo este macho me estaba dando por el culo. Era un morocho lindo lleno de tatuajes, callate carajo!! Me ordenaba cuando yo trataba de esbozar un jadeo un gemido. Aguantaba todo lo más que podía pero me gustaba mucho porque éste me estaba haciendo, quién iba a presagiar o adivinar cuando salí a trabajar que en esa noche tres pijas distintas iban a pasar por mi culo. Se afirmaba todo lo que podía y yo no podía de simular la cara de placer, que me devolvía la imagen del espejo, sentí la necesidad de pajearme, y comencé con mi mano derecha sin dejar de apoyarme en el toallero. Sergio parecía que me cogía con rencor porque sus embestidas eran letales, me daba con fuerza y así de chocar sus huevos en mis nalgas, lo veía cogerme y más me calentaba, ...
«1234»