1. La primera vez con mi cuñada Solange


    Fecha: 01/09/2017, Categorías: Anal, Sexo con Maduras, Voyerismo, Autor: Anitaslut44, Fuente: xHamster

    Al poco tiempo de casarme con mi dulce Anita, descubrí que sentía una tremenda calentura por mi cuñada Solange.Cada vez que nos encontrábamos, el cuerpo me hormigueaba un poco y sentía un ardor en la punta de mi verga. Solange parecía inmune a mis provocaciones, pero en el fondo, yo sabía que a ella le gustaba ser deseada por mí y seguramente le provocaría algo de morbo que yo fuera su cuñado.Era unos años menor que Anita y naturalmente, mi esposa nunca sospechó las ganas que yo tenía de cogerme a su pequeña hermanita…Una noche Solange llamó a casa, preguntando si estábamos disponibles para acompañarla y salir a divertirnos en una discoteca de moda.Ana aceptó encantada y un rato después pasamos a buscar a Solange.Ambas estaban vestidas de manera muy provocativa y sexy. Mi esposa había elegido un breve vestido negro que realzaba sus poderosas tetas y dejaba ver sus interminables piernas. Tacos de aguja muy sexy y una diminuta tanga que apenas le cubría el pubis bien depilado…Solange se había vestido con una diminuta falda roja y un top del mismo color, que apenas podía contener sus hermosas y firmes tetas…En la discoteca estuve bailando con ambas, mientras algunos galanes trataban infructuosamente de llevarse a Solange. En la mesa estuvimos disfrutando unos cuantos tragos y pronto mis dos bellas mujercitas comenzaron a sentirse un poco lívidas con tanto exceso de alcohol.Solange comenzó a aceptar la invitación a bailar de algunos hombres, lo que me provocaba un poco de celos ...
    y alguna que otra erección, mientras ella se movía sensualmente en la pista bailando con esos desconocidos…En algún momento Solange se levantó de la mesa para ir al baño. La seguí con la mirada, disfrutando de sus maravillosas piernas, mientras ella balanceaba las caderas y se sostenía de cuanta estructura encontraba a su paso. Se notaba que el alcohol había hecho efecto en su equilibrio al caminar…Pasó demasiado tiempo sin que Solange regresara del baño; así que le dije a Anita que iría a buscarla; por si no se sentía bien. Mi esposa murmuró algo incoherente y permaneció sentada con los ojos cerrados…Al llegar al baño, pregunté a otra chica, describiendo a Solange con su minifalda roja y ella me dijo que la había visto dirigirse a la barra.Me dirigí entonces al barman, describiendo otra vez a mi cuñada y me dijo que Solange estaba con el dueño de la discoteca. Me volví loco de solo pensar que mi cuñada estuviera cogiendo en ese momento con otro que no fuera yo y que además le entregara su cola virgen a otro antes de que yo pudiera disfrutarla…No me imaginaba a esa mujer dando una tremenda mamada a otra verga que no fuera la mía y, sobre todo, no me la imaginaba pidiendo a gritos que la cogieran toda la noche, antes de que me lo dijera a mí… su cuñado.Por una puerta cercana a la barra vi asomarse a un hombre joven y atlético, de gran físico, bien vestido y fumando un puro. No podía imaginarme a Solange gozando la verga de un tipo semejante. Detrás de él apareció una chica en ...
«1234»