1. Mi tía Liliana y yo 2da parte


    Fecha: 27/05/2022, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: eltecnico2030, Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    Mi tía Liliana y yo 2da parte
    
    Asi termino la 1ra parte
    
    Mire su ojete y lo tenía detonado, señal de que pasaron muchas porongas por ese lugar. Como pude mientras le chupaba la vulva, le fui metiendo el dedo en el culo.
    
    Lili: ummmm parece que, si sabes del tema, me gusta que me metas el dedo en el culo
    
    La chupada de pija era bestial pero no estaba dispuesto a acabar otra vez en su boca
    
    continuemos…
    
    le pedí cambiar de posición, porque al paso que iba no iba a aguantar mucho, era demasiado buena la chupada, le pedí que se pusiera en cuatro. Se acomodó y me puse detrás.
    
    Y hundí mi cara entre sus nalgas, fui variando, le chupaba el culo y luego la concha, mientras estaba en la concha le metía varios dedos en el culo, que entraban como cuchillo caliente en manteca.
    
    Ella se masajeaba las tetas, y de a ratos se chupaba alguna de los dos, eran gemidos tras gemidos, estaba haciendo bien mi trabajo. No sé cuánto tiempo paso, pero necesitaba desacelerar las revoluciones y bajar un poco la calentura. Mi lengua casi entraba entera en su vulva, y cuando podía la nalgueaba, hasta dejarle lo cachetes rojos.
    
    Cuando no aguante más, necesitaba cogerla seria cumplir el sueño de toda la vida. Me acomode enfile la verga hacia su vulva y se la deje ir de una, sin miramientos.
    
    Lili: siiiiiiiiiiiiiii, pendejo, así dame duro que me gusta
    
    Yo: si, te la voy a dar toda, hace años que espero
    
    Y empecé a serruchar su vulva con pasión, de su boca se escuchaba ummmm, que ...
     rico, me gusta. Dame más duro, desde ahora soy tu puta.
    
    Yo: ¿así que ahora sos mi puta?, entonces te voy a coger las veces que quiera
    
    Lili: si, cuando quieras y estemos solos, seguirme cogiendo que me encanta, dame más duro
    
    Mientras le daba por la concha veía como su culo se abría y cerraba, parecía que me estaba hablando, así que volví a hincarle los dedos.
    
    Lili: lástima que no tienes dos pijas, sino me la meterías en el culo
    
    Yo: tranquila putita, ya te la voy a meter en el culo
    
    Obviamente la concha no era estrecha, pero no sé cómo hacía, pero me presionaba la verga con las paredes de su vulva a su gusto.
    
    Lili: ¿te gusta lo que te hago? A todos los vuelve locos
    
    Yo: siiiiiiii, seguí haciéndolo
    
    seguí serruchando la vulva un buen rato, pero ahora quería probar la escarapela de cuero, le escupí el culo, me ensalivé la pija.
    
    Le apunte al culo…
    
    Lili: por ahí despacio porque me duele sino
    
    Yo: vos querías que te diera duro, ahora aguántate. Dijiste que eras mi puta, y las putas no se quejan
    
    Asi que apunte al culo, y le mande la mitad de la verga hasta adentro. Pego un grito de dolor
    
    Lili: hayyyyyyyyyyyyy, pendejo te dije que despacio
    
    Yo: yo te dije que las putas no se quejan
    
    La saque entera, me volví a ensalivar y esta vez sí entro completa, amén de que estaba muy usado, este si me apretaba bien la verga. El deje adentro unos min para que se acostumbre y le empecé a dar bien duro.
    
    Lili: ahhhhhhhhh, ahora si pendejo, dame duro, no ...
«123»